Ningún país es inmune al tráfico ilegal de patrimonio, señalan expertos del FBI, INAH y SRE.