En la cueva de Balamkú, en Yucatán, pudo usarse humo de pino para ofrendar a los dioses

Ver el boletín