Eduardo Matos se mira al espejo, en un conversatorio

Ver el boletín