El presente Concurso se divide en seis etapas:


  1. Registro de concursantes.
  2. Verificación de documentos y notificación a los seleccionados.
  3. Etapa abierta. Elaboración del Anteproyecto.
  4. Selección de finalistas.
  5. Etapa cerrada. Elaboración del Proyecto Arquitectónico.
  6. Fallo definitivo.

Al entregar el material será otorgada una CLAVE DE CONCURSANTE bajo la cual se ingresará formalmente como participante; ésta servirá como único medio de identificación de la propuesta durante el Concurso hasta el momento del fallo, momento en el que serán abiertos los paquetes con los datos de los participantes.


Todos los concursantes deberán revisar cuidadosamente y atender todas las especificaciones precisadas en los ANEXOS.


Las designaciones y el fallo definitivo serán dados a conocer de acuerdo al calendario de esta convocatoria por medio de la página oficial de la Secretaría de Cultura y del Instituto Nacional de Antropología e Historia, así como en los periódicos de mayor circulación a nivel nacional.


Es importante mencionar que no serán aceptados propuestas y/o información parcial o total en fechas distintas a las indicadas en el calendario de esta convocatoria (extemporáneas).


El Jurado se reserva el derecho de declarar desierto el Concurso.

 


Desarrollar un proyecto arquitectónico para un sistema de protección integral que garantice la conservación de la Pirámide de la Serpiente Emplumada, al mismo tiempo que permita estabilizar y amortiguar las principales causas de deterioro que inciden sobre la Fachada Poniente del monumento arqueológico. Esto con la finalidad de retardar las alteraciones y deterioros asociados a las condiciones climáticas, con base en la normatividad de conservación de patrimonio cultural nacional e internacional vigente, y a través de un proceso de evaluación académica, colegiada e interdisciplinaria. Dicho proyecto servirá para que el INAH pueda realizar las gestiones necesarias para su implementación.

 


La antigua ciudad de Teotihuacán, reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1988, y el sitio arqueológico que actualmente recibe mayor número de visitantes en México, fue la sede de la sociedad más compleja e influyente que existió en todo el continente americano. Sus orígenes se remontan al menos al tercer siglo antes de nuestra era. En su época de apogeo, entre 150 y 600 de nuestra era, tiempo en el cual la ciudad ocupo una extensión de más de 23 kilómetros cuadrados, alcanzó una población de hasta 200,000 personas. Teotihuacán extendió su influencia hasta los estados de Jalisco y Zacatecas al norte, manteniendo también contactos con ciudades ubicadas en Honduras y Guatemala en Centroamérica.


La ciudad se conformaba por más de dos mil conjuntos arquitectónicos y se organizaba en barrios, constituyendo una de las mayores expresiones urbanas de la antigüedad en todo el mundo. La urbe cuenta con tres enormes complejos arquitectónicos: el de la Pirámide de La Luna, el de la Pirámide del Sol y el de La Ciudadela. La Pirámide de la Serpiente Emplumada, ubicada en este último complejo, es uno de los edificios más emblemáticos de Teotihuacán y de todo el México Antiguo. Su profundo simbolismo se vincula con los conceptos fundamentales de la cosmovisión de los antiguos pueblos mesoamericanos, y el conjunto de los elementos que conforman este monumento constituyen una compleja unidad de significación.


A un siglo de la excavación de este excepcional monumento arquitectónico, la exposición a las condiciones medio- ambientales, así como las características propias de los materiales constitutivos, ponen en riesgo de pérdida a sus acabados y elementos arquitectónicos decorativos.


En los últimos quince años se ha registrado un acelerado y muy alarmante proceso de deterioro, causado principalmente por las marcadas oscilaciones térmicas diarias y estacionales, la lluvia y las tormentas intempestivas, la radiación solar, entre otras. Estas causas, a través de diferentes mecanismos han afectado severamente al edificio provocando daños irreversibles a las esculturas integradas a la fachada.


En virtud de lo anterior, la conservación del edificio se ha convertido en uno de los  mayores retos y compromisos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien ha emprendido una serie de acciones tendientes a mitigar algunas de las principales causas de deterioro. Asimismo, se ha trabajado en la restitución de los pisos originales y la rehabilitación del sistema de drenaje, a fin de evitar acumulación de agua alrededor del monumento.


Sin embargo, los efectos del cambio climático y el deterioro acumulado de los materiales obligan a tomar medidas de mayor impacto y duración.


Por tal motivo, la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia, convoca al Concurso Internacional: Diseño del Sistema de Protección Integral de la Fachada Poniente de la Pirámide de la Serpiente Emplumada, Zona Arqueológica de Teotihuacán, Estado de México.

 


Podrán participar ciudadanos mexicanos o extranjeros sin límite de edad, especialistas en arquitectura y/o ingeniería civil que cuenten con cédula profesional, o su equivalente en el extranjero.


La inscripción puede ser de forma individual o grupal, sin embargo cada concursante podrá participar sólo con un proyecto. No hay límite en el número de integrantes que conformen el equipo, siempre y cuando el titular del proyecto cubra los requisitos mencionados en el párrafo anterior.


Todos los concursantes cederán por escrito los derechos sobre sus proyectos para que formen parte del acervo histórico del INAH. El INAH en todo momento reconocerá la autoría y otorgara los créditos correspondientes en caso de requerir de algunos elementos o ideas que puedan contribuir a mejorar la propuesta ejecutiva y realización de la obra, así como para ser expuestos o en algún otro procedimiento de difusión.


El INAH entregará en versión digital los planos y documentos necesarios para que todos los participantes seleccionados cuenten con la misma información (Anexos I y II):


  • Plano topográfico de La Ciudadela.
  • Planos de los monumentos a proteger (Pirámide de la Serpiente Emplumada y Plataforma Adosada).
  • Carpeta con datos básicos de referencia sobre los monumentos.

Todos los concursantes tendrán la obligación de visitar el sitio con los diferentes especialistas del INAH para que conozcan las problemáticas y los alcances del proyecto. En dicha visita existirá un espacio para atender las preguntas de los participantes.


Los concursantes deberán entregar en tiempo y forma de acuerdo al calendario y a las especificaciones de las diferentes etapas establecidas de acuerdo a los anexos  proporcionados por el INAH.


Los concursantes deberán firmar una carta compromiso respecto a la confidencialidad en el manejo y uso de la información facilitada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia con objeto del presente Concurso.


En la presente convocatoria NO pueden participar trabajadores adscritos al INAH ni sus familiares hasta 3er grado.