"La Moreña", en La Barca, Jalisco


Premio Nacional de Ciencias y Artes 2007


Sacrificios al Sol


Un libro de Raquel Huerta-Nava


Raúl Arana inicia conferencias 


Museo Casa de Carranza


Magna exposición, en Abril.


Inicia el registro de monumentos.


Estudio histórico reciente


Retos y avances en investigación.


La Michoacana surgió en los años 40


Comparte los primeros minutos del hallazgo, hace 30 años


Pueblos otomí chichimecas


Estudio antropológico


Incluye la sección de periódico 


Arqueólogo coordinador del Proyecto Templo Mayor. Fue distinguido con el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2007.


(Códice Florentino, Lib. III. Cap. I

Difusión de su historia.


Colabora comunidad de Yanhuitlán


Tiene un alto valor patrimonial


Foto: INAH /PrensaFebrero 12 al 24 de abril
 



 

Fue casa de la primera imprenta


Gobernantes y sacerdotes mexicas


En comunidades de Oaxaca


El historiador Arturo Soberón Mora 


La Casa de Cortés, entre otros


En escultura religiosa de San Miguel Arcángel


Construcción de la Catedral Metropolitana.


Al Programa Nacional de Calidad


Sierra de Zongolica, en Veracruz 


Cabezas de serpiente talladas en piedra.


Templo de San Bernardino de Siena


En Michoacán, 80% de edificios catalogados


Homologan criterios de intervención.


El arqueólogo Alejandro Villalobos Pérez


Contiene más de 3 mil registros


Cuestionan objetividad en torno al personaje


FOTO: INAH/PrensaMéxico, país multiétnico y multicultural



FOTO: INAH/PrensaSegundo tomo de los Cuadernos del Sinafo



FOTO: INAH/PrensaExcavaciones en el Templo Mayor de Tenochtitlán



Foto: Medios/INAHAl aniversario se sumarán actos conmemorativos por los 50 años de investigaciones en el sitio, iniciadas por el doctor Charles Di Peso


Nuevas lecturas sobre la ciudad prehispánica.


Graniceros agradecen a los ancestros


Recupera su policromía original


Exposición fotográfica en Europa


Obra barroca del siglo XVIII


El canto y la música, dañados por graffiti


Investigación de Francisco Pérez Arce


Antropología e historia del occidente de México


Llega a Tlaxcala.


Atención especial a una zona con pinturas rupestres


Monumentos Históricos de Querétaro y las Misiones Franciscanas


La historiadora Angélica Peregrina y el arquitecto Fernando Pérez.
 


Foto: INAH/ PrensaEn el Patrimonio Mundial de la UNESCO


Templo de Santiago Apóstol


Sitio inscrito hace 15 años.
 


Sector clave para comprender Monte Albán.
 


Alrededor de 200 obras maestras, procedentes del Museo de la capital de Beijing, que nos muestran el misticismo del pensamiento oriental


Centro del país concentra más del 50 por ciento de los casos


Participa comunidad de Santa María Acapulco


Restauración de la obra La Virgen de Guadalupe.


Primer Simposio Internacional en el Palacio de Minería
 


Después de la Conquista, se llevaron a cabo representaciones teatrales denominadas nexcuitiles, que se utilizaron como forma de adoctrinamiento.


Nitrocelulosa requiere trato especial


Acervo del Musée du quai Branly, de París.
 


Fabricación y conservación del instrumento



 

Galardonado con dos Pantallas de Cristal, al mejor diseño de arte y mejor animación



 
Foto: Medios/INAH
Rey Pakal de Palenque

Pantallas de Cristal al INAH por mejor documental, guión, música, post-producción y pintado y retoque.

La realización del documental En busca de un rostro. K´inich Janaab Pakal se hizo a lo largo de seis años.



Foto: Medios/INAH
Emilio Cantón

Más de 80 materiales elaborados en el INAH, desde hace 15 años


Pantallas de Cristal

Categoría: Documentales


Experto considera haberlo ubicado


Museo de Santa Mónica


Nuevas técnicas para conservación e identificación


Especialista del instituto indaga este fenómeno


A través de un Taller de Historia de lo Local


Obras que fueron enviadas al Taller de Pintura de Caballete del INAH


Reconocimiento a trabajos visuales en los que se plasma el legado histórico


A un cuarto de siglo del Taller de Estudios sobre la Muerte

 

*** El altar de muertos, las calaveras azucaradas y los panes con forma de hueso, tradiciones que provienen del medioevo católico europeo

*** Los festejos del primero y dos de noviembre no provienen del mundo indígena ni de la tradición prehispánica

 

Trazar un camino de flores de cempasúchil. Colocar tamales, pulque y camote en las ofrendas. Adornar papel picado con calaveras, flores y otros motivos tradicionales. Comer dulces de azúcar en forma de cráneos o panes con forma de cadáveres, son costumbres de las fiestas de Días de Muertos y nos remiten, indudablemente, a la cultura prehispánica con sus tzompantli llenos de calaveras, el mes de su calendario dedicado a los muertos y su absoluta despreocupación por la muerte como lo demuestran los sacrificios y las guerras floridas.

No obstante, todos estos elementos no son una invención de la cultura mexicana, así como tampoco las ofrendas que se colocan en la madrugada del día primero de noviembre. Provienen, más bien, de la Europa medieval y son costumbres católicas y profundamente jesuitas, incluso de raigambre romana. Pero de ninguna manera, como se nos quiere hacer creer, representan resabios de la cultura indígena mexicana.

La aclaración corre a cargo de la historiadora, la doctora Elsa Malvido, de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, quien puntualiza que al iniciar sus trabajos sobre demografía histórica en los archivos parroquiales del periodo colonial en el Proyecto Cholula del IINAH, muy pronto se vio estudiando epidemiología y enfermedades infecto-contagiosas que le llevaron a la siguiente conclusión: Hasta 1950 el desarrollo de las poblaciones estaba directamente relacionado con la muerte, las pandemias, las epidemias y las endemias, es decir de qué y cómo fallece la gente.

Las fiestas de Todos los Santos y de Fieles Difuntos, prosigue, son rituales que se inventaron en la Francia del siglo X por el Abad de Cluny, quien decidió rescatar la celebración en honor de los macabeos, familia de patriotas judíos reconocidos como mártires en el santoral católico, el día dos de noviembre y dispuso el día anterior para celebrar a los santos y mártires anónimos, aquellos que no poseen nombre ni apellido, ni celebración en el calendario ritual católico.

En ese día de Todos los Santos, por cierto, se disponía en el templo de un inmenso altar en el que se exhibía el ara, es decir las reliquias de personajes santos que cada iglesia poseía en sus altares, bien fuera huesos, cráneos u otros restos, la tierra donde fueron enterrados o una parte de la ropa que portaban.

Las reliquias y el relicario eran considerados intermediarios del hombre ante Dios, pues se podía negociar clemencia para que el cuerpo o el alma no fueran tan castigados. Es por ello que en México, mientras los indios eran enterrados en el atrio, la parte más barata, los acaudalados eran inhumados cerca del altar mayor, del ara, para asegurar una intercesión divina para la salvación de su alma.

Precisamente por ello, en la fiesta de Todos Santos, los católicos recorrían la mayor cantidad posible de altares, iglesia por iglesia, para ganar indulgencias. Iban anotando cuántas reliquias visitaban para, al final, calcular los años de perdón obtenidos. Y antes de entrar al punto final, la Catedral Metropolitana , los feligreses compraban un pan o un dulce de azúcar con forma de reliquia, mismos que el cura bendecía y que finalmente colocaban en casa en una mesa junto con el santo familiar y frutas variadas.

Ese es el origen del altar de muertos, mismo que se acostumbra en Argentina, en Chile, en Perú. E incluso en Sicilia, Italia, donde además de colocarse el altar de muertos, se tiene la creencia que los parientes visitan el hogar y traen juguetes para los niños, una tradición religiosa que proviene de una antigua tradición romana. En el norte de España, en Galicia, en la cena del 31 de diciembre, la comida se deja en la mesa para que vengan los parientes a comer, lo que también es una tradición romana incluso más antigua que la anterior. Y estos son ejemplos que Malvido ha presenciado personalmente.

“Seguir pensando que es una tradición de origen prehispánico significa que no entendimos nada, puesto que es profundamente romano”, afirma categórica y este fenómeno puede hallarse en todo el mundo europeo, en estas fechas las dulcerías venden calaveras y panes con forma de hueso de Todos Santos. Incluso podemos comprobar que las calaveras dulces tienen una coronita y una flor, similares a las reliquias de cráneos que se exponen en la Catedral Metropolitana el primero de noviembre.

“En Venezuela he visto el Altar de los Santos en la Universidad de Carabobo, una mesa gigante llena de santos pintados, en escultura, en papel, cartón, cerámica, incluso algunos no reconocidos por la Iglesia Católica , sino provenientes de devociones populares”, insiste.

En opinión de la investigadora, quienes inventaron la leyenda de que esta celebración era prehispánica, fueron los intelectuales de los años 30, sin embargo, los pensadores decimonónicos tenían mucho más claro este fenómeno como los escritores Ignacio Manuel Altamirano y Antonio García Cubas, por ejemplo.

 

La velación, una costumbre reciente

El permanecer en vela en los panteones para aguardar el día primero, tampoco es una celebración prehispánica, insiste Malvido. Los fieles solían pernoctar el día que Cristo es crucificado y velar su cuerpo, y lo mismo hacían con sus familiares fallecidos, el día que los enterraban así como al cumplirse un año del fallecimiento y también los días de fieles difuntos. Así que cuando las Leyes de Reforma retiraron los panteones de las iglesias y los volvieron cementerios civiles, esa tradición y la verbena, se trasladó a estos sitios.

Curiosamente, la tradición comenzó en las tumbas de los ricos, que eran vestidas con encajes y mantones, adornados con porta velas y candelabros de oro y plata. Durante la noche, los criados permanecían ahí para custodiar las tumbas. La gente acudía a los panteones a visitar estas tumbas adornadas y a pasear a sus hijas vestidas elegantemente –para buscarles marido bien acomodado–; luego, cada quien comenzó a adornar, de acuerdo a sus posibilidades sus propias tumbas familiares. De ahí comenzó la tradición de visitar y pernoctar en los panteones la noche del día primero de noviembre.

 

Un cuarto de siglo

Hace 25 años, la doctora Malvido fundó el Taller de Estudios sobre la Muerte , que hasta la fecha funciona con sesiones quincenales. Todo comenzó, rememora, con el congreso Así estudiamos la muerte hoy, realizado en el Museo Nacional de Antropología y que fue el antecedente directo del taller. Hace una década se realizó un segundo congreso, El cuerpo humano y su tratamiento mortuorio que se publicó y ahora es un libro de texto de varias especialidades.

Durante estos 25 años, por el taller han pasado expertos de casi todas las ramas del conocimiento humano, advierte, por lo que se han presentado una gran diversidad de trabajos y disciplinas, pues además de arqueólogos, antropólogos e historiadores, han acudido médicos, literatos, poetas, editores, ingenieros, periodistas y muchos otros especialistas. “No hay especialidad que no toque la muerte”, resume.

Las dos reflexiones más importantes que han surgido del taller han sido, primero, la de demostrar que las fiestas del primero y dos de noviembre, son de origen católico y fueron establecidas desde el siglo X, desmitificando de este modo, la reinvención política y antropológica que afirma que provienen de los días de muertos prehispánicos.

La segunda conclusión, no menos trascendente, es la de entender que el animal humano es uno y el mismo universalmente y que por cierta característica de temor realiza rituales con la esperanza de alcanzar la vida después de la muerte, guardar la memoria de sus ancestros e intentar que sus existencias no se borren.

El Taller de Estudios sobre la Muerte realiza conferencias todos los miércoles a las 11:00 horas en el auditorio Wigberto Jiménez Moreno de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, ubicado en Allende 172 esquina Juárez, Tlalpan Centro.

Para mayores informes: 5061 9300 ext. 126 o al correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. y a la página Internet: www.estudioshistoricos.inah.gob.mx

 

Máxima expansión septentrional de Mesoamérica


A cargo de un equipo interdisciplinario


De la Arquitectura y el Patrimonio en Morelia, Michoacán y de la Indumentaria en el DF, respectivamente


Propiciar el acercamiento con los trabajadores en áreas educativas de los museos, el principal objetivo de las camarillas


Con recursos audiovisuales muestra la complejidad de los intercambios a lo largo y ancho del territorio, además de que exhibe alrededor de 900 piezas.


En el Museo Nacional de Antropología


La noción misma de Dios varía en el budismo, hinduismo, judaísmo, cristianismo e islamismo


Colegas y amigos recordaron al responsable de la “modernización” de la arqueología, tras inaugurarse el XII Simposio Román Piña Chán. 


El revolucionario en voz de Paco Ignacio Taibo II e imágenes de Rodrigo Moya


Los ritmos y los bailes de los sones mexicanos muestran una clara influencia negra


En el acto, la especialista donó alrededor de 150 volúmenes a la BNAH, y fue inaugurada la muestra fotográfica Cazadores de sombras


El programa infantil incluye talleres, espectáculos y cuenta cuentos


Ha contribuido a la búsqueda e identificación de víctimas en contextos de violencia política


144 piezas de la civilización egipcia y 191 obras mesoamericanas


Cuenta con modificaciones en lo referente a inclinaciones para mejorar el desalojo de aguas pluviales y granizo.


Ofrece una amplia oferta editorial y de actividades


Se restituirán las partes del techo que cayeron además de restaurar el muro y la columna prehispánicos que sufrieron fracturas.


Correspondencia amorosa entre religiosos novohispanos del siglo XVIII


Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendón

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

El Señor de las Limas