*** Amigos y colegas recordaron la obra del especialista de la Dirección de Estudios Históricos del INAH

 

*** Destacaron sus aportes a la disciplina, desde sus facetas como profesor, investigador, curador y coleccionista

 

Historiador, crítico de fotografía e investigador de la Dirección de Estudios Históricos (DEH), del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), José Antonio Rodríguez fue un personaje clave y pionero en la historiografía fotográfica en México, pero, sobre todo, una persona cálida, alegre y cariñosa, que apoyó a quienes buscaban en él no solo conocimiento, sino también a un amigo.

 

En lo anterior coincidieron los participantes del “Homenaje a José Antonio Rodríguez (1961-2021)”, organizado por el seminario “La mirada documental”, de la DEH, en colaboración con el Sistema Nacional de Fototecas, quienes rememoraron la vida y obra del especialista en fotografía mexicana histórica y contemporánea.

 

En la transmisión virtual, efectuada por el canal en YouTube de la Coordinación Nacional de Antropología, como parte de “Contigo en la distancia”, de la Secretaría de Cultura, autoridades de la DEH invitaron a seguir la labor del homenajeado, la cual tenía un enorme valor, en términos de su obra impresa, tanto por lo que dio a conocer como por sus propias ideas, así como por la difusión de la historia del quehacer fotográfico en México.

 

En la emisión digital, el historiador estadounidense John Mraz, reconoció que “‘el Necio’ —apodo que el historiador veracruzano Bernardo García Díaz le puso al homenajeado—, como todos los necios, son los que cambian al mundo porque nunca se rinden y, aunque a veces pueden estar equivocados, sin su terquedad no se avanza.

 

“José Antonio Rodríguez y yo empezamos mal, venimos de países diferentes y culturas distintas, y estábamos actuando en círculos muy disímiles, pero que, al mismo tiempo, se acercaban cada vez más en el nuevo mundo de la fotohistoria, la cual estaba evolucionando para ser lo que es hoy”.

 

Recordó que cuando nombraron editor de la revista Alquimia a José Antonio, como protesta, él renunció al consejo editorial; pero fue el destacado fotógrafo Pablo Ortiz Monasterio, durante una estancia en Washington, quien logró que terminaran con sus diferencias, “a partir de ahí nos llevamos con mucho respeto y hasta cariño”.

 

Aseguró que el historiador y crítico de fotografía honrado es piedra angular en el mundo de la historiografía fotográfica; “vamos a extrañar mucho su carácter y conocimiento. ¡Que viva ‘el Necio’!”.

 

La historiadora del arte Mayra Mendoza Avilés, en su texto José Antonio Rodríguez, el maestro, compartió que, con su ayuda, conoció los orígenes de la fotografía en México hasta llegar a la creación del Consejo Mexicano de la disciplina y de las bienales, dando a conocer un enorme listado de nombres de autores que hoy son conocidos, y de cuyas pesquisas, fue pionero, impulsor o partícipe.

 

Tras referir que de él aprendió que la historia de la fotografía no es una sino múltiples y diversas, la especialista comentó que cuando el recordado miraba imágenes nuevas, ella entendió y se contagió de su pasión por los hallazgos, y por los pequeños datos hemerográficos que llevaban a corroborar nuevas historias; “mi querido maestro, que tu luz siga iluminando con plata el camino de los fotohistoriadores. Muchas gracias”.

 

En su intervención, el editor literario de la Universidad Veracruzana (UV), Alberto Tovalín Ahumada, destacó que pocas personas han contribuido a la historia de la fotografía en el país tanto como lo hizo José Antonio Rodríguez quien, desde múltiples aristas, abordó la disciplina y se involucró en ella, aunado a su pasión por los libros, la investigación y las imágenes, que lo llevó a incursionar en el mundo de la edición.

 

Evocó que fue mediante nota que José Antonio publicó en el diario El Financiero, en la que defendía dos fotografías de desnudo de su autoría expuestas en Mérida, censuradas por la alcaldesa yucateca en turno, como supo del homenajeado, a quien, posteriormente, conoció para volverse inseparables, “compadres”, como se decían.     

 

Ambos coeditaron los libros Carlos Jurado y el arte de la aprehensión de las imágenes (UV, 2010) y Librado García Smarth, la vanguardia fotográfica en Jalisco (Gobierno de Jalisco, 2020), el cual ganó el Premio Antonio García Cubas del INAH y el galardón al Arte Editorial que otorga la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, en la categoría Mejor Libro de Arte. El homenaje continuará el 13 de abril, a partir de las 9:00 horas, por la plataforma citada.

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (Boletín 202.pdf)Boletín 202.pdf[Descargar]

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendón

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

Qué bonita ESQUINAH