Patrick Johansson revela pormenores de su próximo libro dedicado a Cuitláhuac en la XXXI FILAH. Captura de pantalla.

 

*** La permanencia fugaz al mando de Tenochtitlan y la intencionada omisión de su nombre en las crónicas, confinaron a este personaje a un segundo plano en la historia de la Conquista

 

*** A través de un nuevo análisis de fuentes históricas, el investigador de la UNAM reivindica en su nuevo título los logros del gobernante, así como la historia de su señorío en Iztapalapa


 

 

Hace cinco siglos se desató una epidemia de viruela que provocó una terrible mortandad en México-Tenochtitlan y sus alrededores, siendo una de sus víctimas el gobernante supremo Cuitláhuac. Su paso fugaz por el trono de la capital mexica es uno de los factores que confinaron al personaje a un segundo plano, injusticia histórica que el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Patrick Johansson Keraudren, intenta saldar en su próximo libro.

 

El experto del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, dio pormenores de su nuevo título durante su participación, vía remota, en la XXXI Feria Internacional del Libro de Antropología e Historia (FILAH), organizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

 

A través de un nuevo análisis de fuentes históricas, el autor redefine la biografía del Señor de Iztapalapa y plantea diferentes modos de interpretación de su nombre; asimismo, propuso una lectura renovada de hechos en los que Cuitlahuatzin fue protagonista.

 

El que Cuitláhuac sucumbiera a la peste, hacia finales de noviembre o inicios de diciembre de 1520, a pocos meses de haber asumido el mando de los destinos de Tenochtitlan —ubicándose entre el destino trágico de su predecesor, Moctezuma II, y la gesta heroica de su sucesor, Cuauhtémoc—, le condujo si no al anonimato, sí al desconocimiento de su relevancia en la defensa de esa ciudad, tanto así que la Noche Triste bien podría ser nombrada la “Noche victoriosa de Cuitláhuac”, sostuvo.

 

Como detalló Johansson en la transmisión, realizada mediante el sitio electrónico: www.feriadelibro.inah.gob.mx y el canal de INAH TV en YouTube, Cuitláhuac fue un personaje prominente que estuvo en la llegada y recibimiento de los españoles a Iztapalapa y a México-Tenochtitlan, en la masacre del Templo Mayor, así como en el asedio a los conquistadores y su posterior expulsión victoriosa de la capital tenochca y, no obstante, en las crónicas de Durán y de Fernández de Oviedo, se le confunde con su primo hermano, Cuauhtémoc, equívocos a los que dio lugar el propio Hernán Cortés.

 

En la actividad académica, enmarcada en la campaña “Contigo en la Distancia”, de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, citó que el conquistador, en su Segunda Carta de Relación, omite, en todo momento, el nombre de Cuitláhuac, desde su primer contacto con él en Cholula y en los posteriores encuentros, nombrándole como el “Señor de Iztapalapa” o el “hermano de Moctezuma”, posiblemente por el peso del tlacochcálcatl, es decir, jefe supremo de los mexicas en las expediciones militares, liderazgo por el que después fue reconocido como tlahtoani.

 

Sobre el significado de su nombre, el cual se representa en un glifo con la figura de alude al excremento. Basado en el análisis de la representación que aparece en el Códice Matritense, Johansson Keraudren propone que la acepción de Cuitláhuac puede corresponderse con la “excrecencia vegetal” —asociada a las plantas acuáticas de los lagos— e, incluso, al Cuetlaxóchitl, “flor que se marchita” en náhuatl, más conocida como flor de Nochebuena.

 

El también profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, y autor de libros como Ahuicuicatl. Cantos eróticos de los antiguos nahuas y Miccacuicatl. Las exequias de los señores mexicas, hizo hincapié en que Cuitláhuac llegó a ser un destacado militar, descrito en las fuentes como un guerrero avezado y partidario de mantenerse firme ante el enemigo, al grado que había alcanzado el citado rango de tlacochcálcatl.

 

Asimismo, en Iztapalapa se distinguió como un gobernante con gusto por las artes y la belleza. Ya en los hechos de la conquista española, fue un firme opositor de la política asumida por Moctezuma; por obediencia a su señor, recibió a Cortés en el palacio de Iztapalapa y, a su vez, fue uno de los señores retenidos —junto con el gobernante mexica— en las Casas Viejas de Axayácatl.

 

Sobre la sublevación mexica que vendría tras la Matanza del Templo Mayor, y el asedio a las Casas Viejas de Axayácatl, Patrick Johansson recordó que fue el propio Cuitláhuac el que estuvo al mando de la ofensiva.

 

“Esto contradice la versión de Cortés, quien era bastante mentiroso. El relata que soltó a Cuitláhuac dos días antes de la ‘Noche Triste’ para que hiciera ‘mercado’; de lado contrario tenemos la versión del Códice Florentino, que nos habla de la salida a la azotea de Moctezuma junto con Itzcuauhtzin, Señor de Tlatelolco, para apaciguar a los mexicas rebeldes e informarles que Cuitláhuac ha sido elegido tlahtoani”.

 

“Lo anterior demuestra que, si Cuitláhuac hubiera permanecido retenido todavía en las Casas Viejas de Axayácatl, junto con su hermano Moctezuma y los demás ilustres, ¿cómo pudo ser elegido como nuevo gobernante? En el libro que estoy por publicar, aporto muchos elementos que apoyan esta teoría: Cuitláhuac no estaba preso y después de la Matanza del Templo Mayor (o de Tóxcatl), estuvo al frente del ejército mexica, lo que ninguna fuente dice, por razones obvias”, concluyó.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20200930_boletin_377.pdf)Boletín 377[Descargar]

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendón

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

El reino de Horus. La vida en el país del Nilo