Se reflexionarón propuestas metodológicas para el monitoreo del estado de conservación en centros históricos como el de Morelia, México. Captura de pantalla.

 

*** Luz de Lourdes Herbert, directora de Patrimonio Mundial del INAH, sostuvo que los indicadores sobre su problemática son fundamentales para comprometer a los gobiernos y a otros actores en su conservación

 

*** Finalizó el seminario internacional en línea: “Planes de conservación y monitoreo para sitios del Patrimonio Mundial en Latinoamérica”


 

 

El patrimonio no solo es impulsor del desarrollo sostenible, sino también piedra angular de la recuperación humana y social después de los desastres, de ahí que pasada la contingencia sanitaria por la pandemia de COVID-19, los gobiernos y otros actores sociales deben fijar prioridades en este proceso de recuperación y dar a la herencia cultural el lugar que se merece.

Adelantándose a esta nueva circunstancia, especialistas comprometidos con los sitios Patrimonio Mundial de América Latina —región que tiene inscritos 150 bienes en esa lista de la UNESCO—, forman ya un bloque común para desarrollar una metodología para la elaboración de planes de conservación y monitoreo de los mismos. El reto es asumido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), de México, y el Centro Nacional de Sitios del Patrimonio Mundial, de Chile.

El seminario internacional en línea “Planes de conservación y monitoreo para sitios del Patrimonio Mundial en Latinoamérica”, desarrollado durante esta semana, es uno más de los ejercicios académicos destinados a concretar ese propósito, indicó la directora de Patrimonio Mundial del INAH, Luz de Lourdes Herbert, al dar por concluida dicha actividad.

La estrategia por parte del área a su cargo, así como de la Subdirección Nacional de Gestión Patrimonial chileno, apuesta por la creación de indicadores que permitan medir y controlar los grados de alteración y/o transformación de los bienes con dicha declaratoria; conocer su estado de conservación o deterioro desde el momento de su inscripción, así como los factores que amenazan su autenticidad e integridad.

El análisis integral de cada sitio contempla los aspectos económicos, arquitectónicos, educativos, medioambientales, de planeación, de desarrollo social y demográfico, sostuvo la especialista en el cierre del foro digital que fue difundido por el canal en YouTube de INAH TV, en el marco de la campaña “Contigo en la Distancia”, de la Secretaría de Cultura.

En las tres jornadas del seminario se abordaron las experiencias del Proyecto Qhapaq Ñan, encaminado a la conservación de los caminos y sitios del sistema vial andino; la prevención de riesgos en zonas arqueológicas como Monte Albán, y la formulación de propuestas metodológicas para el monitoreo del estado que guardan centros históricos como el de Morelia, México.

Herbert argumentó que “los sitios se conservan porque hay una significación del bien cultural, y porque las comunidades locales y de especialistas reconocen los valores que se expresan mediante características perceptibles. Requerimos, pues, una visión integral e integradora para acometer problemáticas, cuyas escalas van de macro a micro, y de micro a macro; reflexiones que nos encaminen a la mínima intervención, la cual es la idónea para su mantenimiento.

“Los planes de manejo deben contemplar un espectro amplio de líneas estratégicas, entre ellas, identificar los riesgos para su prevención y control, como se ha dado con éxito en Monte Albán, en México; y la aplicación de herramientas tecnológicas para el estudio de las zonas arqueológicas y la mitigación de deterioros, aspecto en el cual Huacas de Moche (Trujillo, Perú) ha sido ejemplar”.

La titular de Patrimonio Mundial del INAH insistió que los indicadores permiten visualizar la evolución de los problemas de conservación y, a su vez, encaminar la toma de decisiones. Como parte del sector cultura, dijo, “podemos presentar estos datos duros a los gobiernos y a otros actores involucrados, para concientizarlos sobre las necesidades de los sitios Patrimonio Mundial y los factores en contra: desde las consecuencias del cambio climático a la reducción del personal de atención”.

Para Mónica Bahamondez Prieto, subdirectora nacional de Gestión Patrimonial, de Chile, la idea de una metodología común para los planes de conservación y monitoreo para sitios del Patrimonio Mundial latinoamericano, contribuirá al cumplimiento de los estándares definidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS).

La iniciativa encabezada por México y Chile, a fin de fortalecer las capacidades técnicas de las instituciones vinculadas con la gestión y conservación de dichos bienes, se dio “porque constatamos una carencia en determinadas áreas que tratan el Patrimonio Mundial; no existen manuales, guías o procedimientos que ayuden a elaborar planes de conservación para nuestro caso regional; la literatura referencial está basada en las circunstancias del legado europeo y en idiomas ajenos.

“Nosotros requerimos dar cumplimiento a la conservación, la cual es uno de los cinco objetivos del Comité del Patrimonio Mundial, y para ello hemos organizado una serie de encuentros académicos de altísimo nivel para vislumbrar soluciones a esta necesidad. Cabe aclarar que la administración de los sitios Patrimonio Mundial es distinto en cada país de América Latina, en el caso mexicano el Estado es el rector, pero no en Chile; será un reto compatibilizar estas condiciones distintas, para dar lugar a un documento conjunto”, concluyó Bahamondez.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20200702_boletin_228.pdf)Boletín 228[Descargar]

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendón

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

Obra pictórica del MNA