Imprimir

Pasada la tempestad del Covid-19 ¿qué se espera de los museos? Foto: Melitón Tapia. INAH.

 

*** La antropóloga del INAH, Gloria Falcón, brinda una serie de apuntes para renovar el concepto de estas instituciones de cara a las próximas décadas

 

*** Ante la contingencia sanitaria, los museos han sido parte de las instituciones que han “derribado muros” y han logrado mantener el vínculo con los públicos

 

 

 

Pasada la tempestad por la COVID-19, ¿qué se espera de los museos?, la investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Gloria Falcón Martínez, brinda una serie de apuntes para renovar la idea que permea estos espacios, los cuales, más allá de su labor de resguardo, conservación, estudio, divulgación y recreación en pro de los patrimonios material, inmaterial e, inclusive, medioambiental, deben aspirar más que nunca a convertirse en lugares de acuerdo social.

En entrevista, en  el marco de la campaña “Contigo en la Distancia”, de la Secretaría de Cultura, la antropóloga y editora de Gaceta de museos, publicación del INAH dedicada desde hace 24 años a la reflexión de estos temas, comenta que el año pasado, en el seno del Consejo Internacional de Museos (ICOM, por sus siglas en inglés), se buscó consensuar una nueva definición del museo, luego que se convocara a instituciones y personas involucradas en la cultura, a repensar el concepto en el marco de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, impulsada por la Organización de las Naciones Unidas.

Los museos son espacios democratizadores, inclusivos y polifónicos, para el diálogo crítico sobre los pasados y los futuros. Reconociendo y abordando los conflictos y desafíos del presente, custodian artefactos y especímenes para la sociedad, salvaguardan memorias diversas para las generaciones futuras y garantizan la igualdad de derechos y la igualdad de acceso al patrimonio para todos los pueblos.

Los museos no tienen ánimo de lucro. Son participativos y transparentes, y trabajan en colaboración activa con y para diversas comunidades a fin de coleccionar, preservar, investigar, interpretar, exponer y ampliar las comprensiones del mundo, con el propósito de contribuir a la dignidad humana y a la justicia social, a la igualdad mundial y al bienestar planetario.


La definición alternativa presentada por la junta directiva del ICOM, la cual no fue votada por falta de unanimidad y la incapacidad de algunos espacios de cumplir con todos sus aspectos fue, no obstante, un ejercicio interesante, ambicioso, “casi utópico”, en un momento en que es necesario pensar con imaginación a los museos, dice Falcón.

“A nivel mundial, y México no es la excepción, se han dado ejercicios de curaduría colectiva, es decir, involucrando a las comunidades en la construcción de nuevos discursos para exponer. Los especialistas del INAH, por ejemplo, tuvieron a bien acercarse con la gente que vio afectado su patrimonio por los sismos de 2017, en la elaboración de propuestas conjuntas para sobrellevar esta situación.

“Las modalidades de trabajo participativo se anclan en formas locales de organización. Algunos jóvenes investigadores, varios comandados por Paul Hersch Martínez, especialista del Centro INAH Morelos, se han dado a la tarea de trabajar conjuntamente con gente de Guerrero en la propuesta y construcción de temas para los museos comunitarios”, citó a modo de ejemplo.

Asimismo, otro experto del Instituto, Fernando Félix, se encuentra articulando formas de participación, específicamente en los museos regionales adscritos a la institución, partiendo de problemáticas comunes. Cabe recordar que el INAH cuenta con la red de museos más grande del país, la cual asciende a 164, entre aquellos de carácter nacional, regional, metropolitano, de sitio, de sitio arqueológico y algunos comunitarios.

Ante la contingencia sanitaria mundial, los museos han sido parte de las instituciones que han “derribado muros” y, así sea de manera remota, han logrado mantener el vínculo con los públicos.

“Es interesante ver cómo en esta circunstancia, se han valido de herramientas digitales que ya habían implementado. Estos recursos, los cuales también abarcan el aspecto social de llevar los contenidos de los museos a cárceles, hospitales y escuelas mediante talleres, antes se consideraban ‘accesorios’, como aditamentos o maneras de expandir la labor museística, y se vienen desarrollando desde hace cuatro décadas. Hay mucho trabajo hecho que ahora podemos canalizar por otras vías.

“Ya no debemos centrarnos en las grandes exposiciones, el fenómeno Blockbuster, más pendiente del marketing, las filas inmensas para ver obras maestras. Los esfuerzos deben ir dirigidos al uso de herramientas, ejercicios y acercamientos diversos para conectar con los públicos, en un equilibro entre la experiencia directa y emocional con las piezas, y su acceso virtual”, refiere Falcón.

La experta también señala que es necesario desechar la idea del desplazamiento de un medio de comunicación por otro pues, a la larga, coexisten y se retroalimentan. El objetivo es buscar las maneras en que puedan adecuarse y convenir a la redefinición del museo, porque se espera mucho más de parte de estos espacios en el siglo XXI.

“La oferta museística de México es muy rica, y conforme las estadísticas más de 60% tiene una vocación histórica o antropológica, lo que concuerda con el hecho que el INAH administre la red más importante del país. Es claro que estamos preocupados por la memoria, la cultura y la identidad, y habría de apostar más por la ciencia, exposiciones y museos dedicados al patrimonio biocultural, que conjuguen ambos aspectos”, concluye.

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20200605_boletin_182.pdf)Boletín 182[Descargar]