Imprimir

Presentación del fonograma 70, Cantares de ceremonia y toques de obligación en el rito actual de los Concheros. Foto: Alejandro Navarrete, INAH.

 

*** Recibió el Diploma al Mérito, otorgado por el XV Foro Internacional de Música Tradicional, el cual se lleva a cabo en la XXX Feria del Libro de Antropología e Historia

 

*** También se realizó la Quinta Jornada Distintas Miradas sobre las Ciudades Históricas, para reflexionar sobre la conservación de los monumentos históricos


 


El músico conchero Gabriel Hernández Ramos, capitán de la Mesa del Sacromonte, Amecameca, recibió el Diploma al Mérito, el cual otorga el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) a los mayores exponentes de la música tradicional mexicana, en el marco del Foro Internacional de Música Tradicional que este 2019 llega a sus 15 años.


El foro forma parte de las actividades de la XXX Feria del Libro de Antropología e Historia (FILAH) celebrada cada otoño en el Museo Nacional de Antropología, esta vez con la participación de más de cien stands de los principales sellos editoriales especializados en la antropología, la historia y las ciencias sociales, que despliegan sus tesoros bibliográficos indispensables y publicaciones recientes, alrededor de la fuente del Paraguas, en una lluvia de saberes.


En el Auditorio Jaime Torres Bodet se apagó la luz y el canto prolongado del caracol comenzó a escucharse para dar inicio a una ceremonia dedicada a la tradición conchera, voz ancestral que conjuga la lengua, el canto y la danza, heredada desde la Conquista. El propio Gabriel Hernández explica que hay documentos que la ubican desde fines del siglo XVI, “pero las danzas nos dicen que son milenarias y que antes de la llegada de los españoles ya se hacían, además con la Conquista hubo algunos cambios, como el uso de la concha y las oraciones católicas.


“La Mesa del Señor del Sacromonte es el grupo de concheros de Amecameca, la integramos entre 15 y 20 personas. Su celebración más importante es la dedicada a su santo patrono, el Señor del Sacromonte, todos los martes que anteceden al Miércoles de Ceniza, entre febrero y marzo, y también la del 1 de noviembre, cuando todos los concheros hacen una velación para sus muertos”, explica Gabriel Hernández.


 El músico, nacido en la región de los volcanes, en el Estado de México, heredó la palabra y la danza de su familia. Es el capitán de una añeja tradición de los confines de la Anáhuac y lleva consigo la misión de conservar el canto y la palabra del pasado y presente. Acompañante incansable de concheros que dedican su devoción al señor que habita en las montañas, se ha dedicado a ser guía de una gran familia de compadres y comadres que comparten la tradición, pero también ha estudiado su propia palabra, redescubriéndola, renovándola y depositándola en las nuevas generaciones. Para él y su comunidad, este reconocimiento es un triunfo para que su danza no se olvide y siga creciendo.


Hernández recibió el Diploma al Mérito de manos de Rebeca Colunga, encargada de la Coordinación Nacional de Difusión, en representación de Diego Prieto Hernández, director general del INAH, quien dijo que, en esta edición, el Foro de Música se suma a las actividades del Año Internacional de las Lenguas Indígenas, con el propósito de que la sociedad reconozca los grandes aportes de esa diversidad lingüística al lenguaje universal de la humanidad.


“La lengua se incorpora no solo a la palabra hablada o escrita, sino a un caudal infinito de expresiones con las que se construye el mundo y nos construimos a nosotros mismos: objetos, paisajes, montañas, ríos, pensamientos, emociones, movimientos, gestos, poblaciones, caminos, danza, canto, música, memoria, recuerdos, sueños y realizaciones”, dijo Colunga. Así, durante tres días, la palabra hecha música será el núcleo de reflexión.


Asimismo, señaló que el Foro de Música Tradicional se ha posicionado como uno de los eventos más importantes en su tipo para la academia nacional y de otros países, así como para docentes de la música y la danza, promotores culturales, constructores de instrumentos tradicionales, ingenieros de sonido y, principalmente, para los auténticos creadores e intérpretes tradicionales que aún siguen recibiendo este rico legado de generación en generación.


Durante los tres días en que se desarrollará el foro, se entregarán otros dos Diplomas al Mérito: al pireri José Cortés Toral, cantador de pirekuas, de la comunidad de Angahuán, Michoacán, y al músico de la Danza de Quetzales de Zozocolco de Hidalgo, Veracruz.


Benjamín Muratalla, director de la Fonoteca del INAH y coordinador del foro, destacó que las últimas tres décadas “se han traducido en aprendizaje y reconocimiento de nuestras músicas, constatando que México está dentro de los países más ricos en tradiciones musicales del mundo”.


Como parte de las actividades de apertura del foro se presentó el fonograma Cantores de ceremonia y toques de obligación en el rito actual de los concheros, el número 70 de la serie Testimonio Musical de México, producido por la Fonoteca del INAH, con autoría de Gabriel Hernández Ramos.


Los estudios incluidos en el disco están hechos por la misma gente que ejecuta la danza y en ellos se explica lo que pasa en la danza, la importancia e historia de las alabazas y el por qué estos cantos son una riqueza cultural colectiva; así como sus características actuales, toda vez que el canto relata los cambios de la sociedad. En la presentación del fonograma participaron músicos y danzantes de la Mesa del Sacromonte de Amecameca.


Una mirada sobre las ciudades chinas de la antigüedad


En el octavo día de la XXX FILAH, las ciudades históricas fueron punto de reflexión en una jornada que abordó, a través de conferencias, un conversatorio y presentaciones editoriales, los quehaceres del INAH en lo referente a los monumentos históricos.


Las actividades arrancaron con la conferencia de Vera Valdés Lakowsky, investigadora de la UNAM, quien abordó el tema de las ciudades chinas de la antigüedad, e intentó resumir milenios de historia y arquitectura, apoyada con fotografías recientes de las ciudades emblemáticas e imágenes de archivos.


En su participación, la arquitecta Valeria Valero Pié, coordinadora nacional de Monumentos Históricos del INAH, recordó que año con año, ya es tradición en la FILAH que las diversas áreas de monumentos históricos del Instituto participen en esta celebración editorial y cultural, tomando en cuenta la diversidad de patrimonios que conforman nuestra riqueza arquitectónica, estrechamente vinculada con el patrimonio intangible que mantiene vivas a las edificaciones.


Este año se dio una muestra del patrimonio edificado de la milenaria China y la Verde Antequera, sin dejar de lado su diversidad cultural extendida a múltiples pueblos ricos en conventos, templos, capillas y edificios civiles con gran historia.


La arquitecta hizo referencia a la colección que el INAH edita desde 2013, dedicada a las ciudades mexicanas con declaratoria de Zona de Monumentos Históricos, de la cual se presentaron los dos últimos números dedicados a la Ciudad Fortificada de Campeche, en el sureste maya, y Álamos, en la norteña Sonora.


La jornada dedicó una mesa para dar a conocer al público de la FILAH, la forma en la que se está recuperando el patrimonio cultural de Oaxaca, dañado por los sismos de 2017 y el avance que presenta.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20191004_boletin_386.pdf)Boletín 386[Descarga]