Imprimir

La charrería en Tlaxco, Tlaxcala. Don Asunción Gutiérrez, uno de los charros mas emblemáticos de Tlaxco. Foto: David Cervantes Pacheco.

 

*** El INAH, a través del proyecto Archivo de la Palabra de la ENAH, entregó 83 documentos audiovisuales al Museo de la Memoria y al Archivo Histórico de Tlaxcala

 

*** Tales expedientes resguardan casos notorios de patrimonio inmaterial, indagados en Atltzayanca, Chiautempan, Huamantla, Ixtenco, Mazatcoxco, Tlaxco y Zacatelco


 

 

Bajo el cometido de investigar, documentar y preservar la riqueza de las manifestaciones culturales inmateriales distintivas de México, y en este caso particular, del estado de Tlaxcala, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), mediante su Centro INAH Tlaxcala y el proyecto Archivo de la Palabra de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), formalizó la entrega de 83 documentos etnográficos audiovisuales al Museo de la Memoria y al Archivo Histórico de Tlaxcala.

 

Llevado a cabo en el marco del Día Internacional de los Museos, el acto de entrega, cuya sede fue el referido Museo de la Memoria, es también el punto fundacional del Archivo de la Palabra de Tlaxcala; acervo que, tras una primera etapa de trabajo a cargo de más de 30 estudiantes y profesionales de la ENAH y la licenciatura en Turismo Internacional de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT), resguarda ya expresiones culturales de siete comunidades de la entidad: Atltzayanca, Chiautempan, Huamantla, Ixtenco, Mazatcoxco, Tlaxco y Zacatelco.

 

La formalización del repositorio, señaló la directora ejecutiva del proyecto Archivo de la Palabra, Montserrat Rebollo Cruz, no sólo es producto del trabajo etnográfico hecho entre el 12 y el 27 de enero pasados, por parte de los especialistas, sino también del diálogo emprendido desde hace más de año y medio entre las citadas comunidades, la ENAH y la ONG Interactividad Cultural y Desarrollo A. C.

 

Al hablar de los 83 documentos entregados en copia a las instituciones tlaxcaltecas, ya que sus originales son resguardados por la ENAH, la especialista comentó que cada uno de ellos resguarda un caso específico de herencia inmaterial por medio de cuatro soportes: audio, video, transcripción y ficha catalográfica, que pueden ser consultados y difundidos para conocimiento y valoración, sin afanes de lucro.

 

“Estos documentos son testimonio directo de aquellas expresiones culturales que las comunidades reconocen como su patrimonio: la charrería; los salterios o las danzas tradicionales; el proceso de elaboración y el simbolismo de los tapetes-alfombra; o bien herencias culinarias como los muéganos y el pulque”.

 

Detalló que, como parte del trabajo de campo, los expertos visitan cada comunidad e indagan qué manifestación cultural tiene un valor agregado en un poblado determinado, o lleva más tiempo de transmisión generacional entre sus habitantes.

 

Así, por ejemplo, entre los 83 expedientes referidos se encuentra documentada la producción artesanal de queso que en Tlaxco lleva a cabo la familia Zamora, la cual se reconoce como pionera en la región, toda vez que se dedican a tal labor desde fines del siglo XIX.

 

Otro caso es el registro fotográfico y en video que representa Don Asunción Gutiérrez, igualmente de Tlaxco, en lo referente a indumentaria e importancia de la charrería tlaxcalteca, reconocida como una de las más antiguas e importantes del país.

 

Montserrat Rebollo destacó finalmente dos aspectos: por un lado el apoyo dado por las comunidades al arranque del proyecto en Tlaxcala, toda vez que fueron ellas las que gestionaron recursos como los discos duros que guardan los expedientes, y de los cuales se dará otra copia a cada comunidad; y en segunda instancia, la corresponsabilidad y coautoría implícita en esos materiales, “pues implican tanto la labor de quiénes documentaron, como la de aquellos que proporcionaron su testimonio para preservar la memoria colectiva de sus localidades”.

 

El proyecto Archivo de la Palabra es dirigido por el profesor de la ENAH, Hilario Topete Lara. Se contempla que en Tlaxcala se lleven a cabo subsecuentes etapas de esta iniciativa, con el apoyo de instancias académicas como la UAT, gobiernos locales y sociedad civil en general.

 

Cabe destacar que esta iniciativa está abierta al contacto de aquellas comunidades que busquen preservar su herencia en los mencionados soportes, pues de igual modo que existe ahora el Archivo de la Palabra de Tlaxcala, se cuenta con el dedicado a la Mixteca, a Xochimilco y a Milpa Alta, por citar algunos casos.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20190518_boletin_141.pdf)Boletín 141[Descargar]