Con la apertura de las cuatro salas de temporales concluye la primera etapa de reestructuración del recinto y reabre al público la Antigua Penitenciaria. Foto: Gibran Huerta, INAH.

 

*** Con la apertura de las cuatro salas de temporales concluye la primera etapa de reestructuración del recinto y reabre al público la Antigua Penitenciaria

 

*** A través de 53 imágenes captadas por Adalberto Ríos Szalay, la muestra presenta un recorrido por el patrimonio mexicano inscrito en listas de la UNESCO


 

 

El Proyecto de Rehabilitación de la Antigua Penitenciaría de Sonora y Renovación Integral del Museo Regional, albergado en ella, culmina su primera etapa y abre de nueva cuenta al público los espacios de exhibiciones temporales con la muestra México en el Patrimonio Mundial.

 

Luego de permanecer ocho años totalmente cerrado, la tarde de ayer el recinto abrió nuevamente sus puertas al público en una ceremonia encabezada por el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, acompañado del subsecretario de Educación Media y Superior del Gobierno de Sonora, Onésimo Mariscales Delgadillo, en representación de la gobernadora constitucional de la entidad, Claudia Pavlovich Arellano.

 

En sus palabras inaugurales, el antropólogo Diego Prieto refrendó el compromiso de continuar con la reestructuración de la Antigua Penitenciaría de Sonora, monumento histórico emblemático del estado que permaneció cerrado al público durante ocho años con problemas en su restauración; resaltó que la apertura de las cuatro salas de exposiciones temporales es apenas el comienzo de un proyecto de largo aliento que debe concluirse completo para que la gente de Hermosillo y de Sonora se vuelva apropiar de él y lo mantenga vivo.      

 

En su oportunidad, el antropólogo José Luis Perea González, director del Centro INAH Sonora, expresó su entusiasmo porque las puertas del Museo Regional de Sonora se vuelvan a abrir luego de meses de intervención arquitectónica, restauración y renovación museográfica en las salas de exposiciones temporales, dentro de lo que sólo es la primera etapa de restauración y rehabilitación de la Antigua Penitenciaría de Sonora.

 

Destacó la participación de cientos de personas coordinadas por las áreas de Obras y de Monumentos Históricos que dieron seguimiento a una obra que merece el cuidado de un valioso monumento histórico; y de Museos y Exposiciones para el montaje de la exposición que abre al público.

 

Finalmente, dijo que “el museo son las huellas materiales en las que nos encontramos como un espejo; y porque no hay futuro vivo con pasado muerto, el museo es necesario para arraigarnos en nuestras raíces y para descifrar lo que viene. El patrimonio, en tanto, es un viento en este desierto que se acerca dando vueltas a nuestro tiempo para revelarnos lo que somos y lo que queremos ser”.

 

Considerada uno de los monumentos históricos emblemáticos del norte de México y principales referentes arquitectónicos de Hermosillo, la Antigua Penitenciaría de Sonora —enclavada a las faldas del cerro de la Campana— fue en gran parte construida por manos yaquis con piedra extraída de la misma colina. Consta de dos edificios: uno de ladrillo que albergó juzgados, oficinas administrativas y las habitaciones del alcaide, y otro de piedra destinado al área de prisión.

 

Funcionó como cárcel hasta 1979. En abril de 1982, el INAH y el gobierno estatal acordaron su restauración, y el 12 de septiembre de 1985, la Antigua Penitenciaría porfiriana abrió como Museo Regional de Sonora.

 

Actualmente, el INAH somete el inmueble a un macroproyecto de renovación integral, que se traduce en la obra más importante de rescate e intervención arquitectónica para uso cultural desarrollada por el instituto en el estado.

 

En este contexto, durante el segundo semestre de 2018 se ejecutaron obras de mantenimiento emergente y renovación de algunas áreas, con lo que se revirtieron alteraciones en el edificio de celdas y se retiraron instalaciones inadecuadas y acabados que no correspondían al carácter histórico del inmueble, explicó Zenón Tiburcio Robles, director del recinto.

 

Asimismo, se rehabilitó la mayor parte de puertas, ventanas y viguería del edificio administrativo, renovando en su totalidad los servicios sanitarios e instalando un moderno sistema de iluminación museográfica en las salas de exhibición temporal.

 

El proyecto completo contempla la rehabilitación y ampliación de áreas de visita pública, el mejoramiento y modernización de todos sus servicios y espacios de encuentro comunitario y, en un horizonte programado para su culminación en 2024, ofrecer al público la renovación integral de su exposición permanente.

 

México en el Patrimonio Mundial

 

El recorrido museográfico integra un caleidoscopio de sitios arqueológicos, monumentos históricos, reservas naturales y expresiones culturales con valor universal captados por la lente de Adalberto Ríos Szalay, quien ha definido la imagen como la mejor herramienta para la preservación de la identidad cultural.

 

Ríos Szalay tomó las imágenes a lo largo y ancho de México, desde las islas y áreas protegidas del Golfo de California hasta los bosques tropicales protegidos de Calakmul, en Campeche, con una escala en las ciudades prehispánicas y centros históricos que cuentan con reconocimiento internacional.

 

Las cuevas prehistóricas de Yagul y Mitla, en Oaxaca; las misiones franciscanas de la Sierra Gorda, en Querétaro; la Zona Arqueológica de Paquimé, Chihuahua, y la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, ubicada en los estados de México y Michoacán, son algunos de los lugares captados por el fotógrafo documentalista; al igual que algunos elementos de la modernidad que también han sido declarados Patrimonio Mundial, como la Casa Estudio Luis Barragán o el Campus Central de Ciudad Universitaria.

 

La exhibición, integrada por 53 fotografías impresas en gran formato, también permite adentrarse en la diversidad cultural, lingüística y étnica de México al capturar en imágenes —formato de 75 centímetros de altura por un metro de largo— costumbres ancestrales, como la cocina tradicional, las notas musicales del mariachi o la pirekua y ceremonias rituales, entre éstas, la de los Voladores.

 

La colección fotográfica constituye un recorrido visual alrededor de los bienes culturales, naturales e inmateriales de nuestro país, considerados de valor universal por la Organización de las Naciones de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), ingresados en las listas de Patrimonio Mundial y Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, hasta 2013.

 

México en el Patrimonio Mundial se exhibió por primera vez en el Museo Regional del Ex Convento de Santo Domingo, en Oaxaca, con motivo del XIII Congreso Mundial de la Organización de las Ciudades Patrimonio Mundial, en noviembre de 2013, donde más de 200 representantes del mundo pudieron recorrerla.

 

Posteriormente, inició un recorrido por varias ciudades de la República Mexicana: el Museo Regional de Querétaro presentó la muestra de julio a septiembre de 2015, donde más de 20 mil personas la visitaron. Ha continuado por el estado de Hidalgo y el Museo Regional de Tlaxcala, así como en la sede del Congreso de Tamaulipas, en Ciudad Victoria. Para esta ocasión, y en reconocimiento a la riqueza cultural de Sonora, se incluyen tres imágenes de su patrimonio cultural captadas por tres fotógrafos del INAH: Álamos, la misión de Pitiquito, en la Pimería Alta, y el ritual de pascolas y venado.

 

Adalberto Ríos Szalay es oriundo del estado de Morelos, ha dedicado la mayor parte de su vida a documentar y promover, a través de la fotografía, la biodiversidad, la pluriculturalidad y el patrimonio de nuestro país. El amplio acervo fotográfico del autor asciende a más de un millón de imágenes digitales mostradas en exhibiciones nacionales e internacionales. Su producción fotográfica se ha mantenido estrechamente unida a las gestiones para el incremento del patrimonio mexicano en el registro de la UNESCO. Por su trabajo documental recibió un premio de la UNESCO; asimismo, tiene libros publicados, entre los que destaca Y la llamaron Cuernavaca y México. Visto y andado.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20190510_boletin_130.pdf)Boletín 130[Descargar]

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Exposición “El noroeste de México, 20 años de etnografía en el INAH”