La arqueóloga Pilar Luna, coordinadora del Proyecto Hoyo Negro, hizo una retrospectiva sobre los orígenes, pormenores y resultados de esta iniciativa científica. Foto: Melitón Tapia, INAH.

 

*** La arqueóloga Pilar Luna, coordinadora del Proyecto Hoyo Negro, hizo una retrospectiva sobre los orígenes, pormenores y resultados de esta iniciativa científica

 

*** Uno de los más recientes logros de la iniciativa, es el mapeo de 16,916.9 metros de la cueva sumergida, así como la reconstrucción virtual del contexto arqueológico


 


A doce años de la primera inmersión en sus aguas, la cueva inundada de Hoyo Negro, en Quintana Roo, célebre por haber resguardado durante milenios los restos óseos de “Naia”, el esqueleto humano más antiguo y completo recuperado en América, es todavía un sitio abundante en información para los especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y de diversas instituciones científicas que participan en su investigación.


Así lo manifestó la arqueóloga Pilar Luna Erreguerena, investigadora de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del INAH y coordinadora del Proyecto Arqueológico Subacuático Hoyo Negro, al hacer una retrospectiva de los orígenes, pormenores del trabajo de campo y la importancia científico-académica de dicho proyecto, durante una conferencia en el Museo Nacional de Antropología (MNA).


Más allá del descubrimiento de “Naia” y de restos de una cuarentena de animales, muchos de ellos extintos, como el tigre dientes de sable y el oso cara corta, e incluso del registro de nuevos géneros y especies como la del perezoso Nohochichak xibalbahkah (que en maya significa “animal de grandes garras que vivía en el inframundo”), la especialista manifestó que Hoyo Negro representa la confluencia entre arqueología y espeleobuceo, “dos disciplinas necesarias para la conservación de los contextos culturales en cuevas sumergidas”.


Destacó que el más reciente logro de esta dupla es el mapeo de 16,916.9 metros en ese sitio sumergido, resultado de un minucioso proceso dentro del cual, espeleobuzos capacitados en México y el extranjero en el quehacer de la arqueología subacuática, tomaron fotografías cada 1.5 metros, a una profundidad constante, de los principales accesos y la cavidad natural con forma de campana que resguardaba los fósiles prehistóricos.


Con ese material fotográfico, aunó, fue posible hacer una reconstrucción digital que ahora permite a los expertos hacer recorridos virtuales por el sitio y alterar “en lo mínimo posible” el contexto arqueológico primario.


Además de la participación de la arqueóloga Luna Erreguerena, el evento contó con dos ponencias adicionales. La primera a cargo del doctor James Chatters, del Laboratorio Applied Sciences/Direct AMS, Bothell, Washington, codirector del Proyecto Hoyo Negro, quien describió lo que el equipo de científicos ha aprendido acerca de esta joven prehistórica y su vida.


Refirió que luego de sumar los múltiples estudios de datación, reconstrucción virtual y cartografía, entre otros, así como lo indagado por la arqueología y la paleontología, se sabe que Hoyo Negro fue hacia el Pleistoceno Tardío (que precede al año 10,000 a.C.) una trampa para los animales que buscaban agua dentro de lo que entonces era una cueva.


Dado que el nivel del mar era considerablemente más bajo, “Naia” —una joven de entre 15 y 17 años— debió adentrarse en este sitio, probablemente con una antorcha, en búsqueda del vital líquido. Otros datos acerca de “Naia”, añadió, son su vínculo genético con los primeros seres humanos que migraron a América por Beringia, o la confirmación por el análisis de su osamenta y sus piezas dentales, de que había dado a luz al menos una vez.


La última conferencia, dictada por los doctores Blaine Schubert, director ejecutivo del Centro de Excelencia en Paleontología y profesor de Geociencias de la Universidad Estatal de Tennessee del Este; y Joaquín Arroyo-Cabrales, jefe del Laboratorio de Arqueozoología de la Subdirección de Laboratorios y Apoyo Académico del INAH, versó acerca del fenómeno conocido como Gran Intercambio Biótico Americano (GIBA).


Este acontecimiento, señaló Arroyo-Cabrales, ocurrido en el Pleistoceno tras la formación geológica del istmo de Panamá, permitió que múltiples especies procedentes de Norteamérica, cánidos y úrsidos, por ejemplo, cruzaran a Suramérica al tiempo que animales de esa región, como los perezosos y los gliptodontes, migraban en sentido inverso.


Debido a que el sur de México y Sudamérica son geografías tropicales, el registro de fósiles ha sido, en general, pobremente representado. Por ello mismo, los investigadores insistieron en la necesidad de seguir investigando y preservando las cuevas sumergidas de la península de Yucatán, que hoy se presentan como auténticas cápsulas del tiempo y sitios de incalculable valor para la arqueología subacuática.


En este sentido, Pilar Luna enfatizó que el Proyecto Hoyo Negro es conducido por arqueólogos subacuáticos y espeleobuzos capacitados, ya que dijo, la cueva sumergida en cuestión es un lugar en extremo peligroso, incluso para los propios especialistas, quienes laboran en ambientes de oscuridad, con equipo de protección de última generación e incluso con técnicas de buceo diseñadas ex profeso para Hoyo Negro.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20190313_boletin_59.pdf)Boletín 59[Descarga]

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Teponaztli