Imprimir

Escultura cabeza de serpiente, Zona Arqueológica de Xochicalco. Foto centro INAH-Morelos.

 

*** Se inauguraron las exposiciones Representación animal en el Morelos prehispánico y El don, con las que reabrió la Sala de Exposiciones Temporales

 

*** También se realizó un concierto para la reapertura del Auditorio Juan Dubernard


 


El reloj del torreón del Palacio de Cortés, detenido pocos minutos después de la 1 de la tarde, se convirtió en una de las imágenes emblemáticas de las afectaciones al patrimonio cultural de México, consecuencia del sismo del 19 de septiembre de 2017. A poco más de un año, este histórico inmueble, sede del Museo Regional Cuauhnáhuac, continúa su marcha y en su compromiso con la sociedad morelense y en particular de Cuernavaca, abrió de manera parcial con un par de actividades. 


Representación animal en el Morelos prehispánico y El don son las dos exposiciones temporales con las que el espacio museístico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) reinicia actividades para continuar siendo uno de los espacios culturales más significativos, concurridos y atesorados del estado de Morelos y de la “Ciudad de la eterna primavera”.


A nombre de Diego Prieto Hernández, director general del INAH, y con la presencia de Margarita González Saravia, secretaria de Cultura de Morelos, José Enrique Ortiz Lanz, coordinador nacional de Museos y Exposiciones, manifestó que la restauración del Palacio de Cortés se convirtió en uno de los principales objetivos de la institución en esa entidad, de manera que las tareas encaminadas a devolverle la integridad y distinción originales se han llevado a cabo con profesionalismo y responsabilidad.


Prueba de ello, dijo, “es que durante el desmantelamiento piedra por piedra del torreón, para su posterior reconstrucción, se encontró una pieza arqueológica que se exhibe en la presente muestra Representación animal en el Morelos prehispánico.


“La restauración total del inmueble llevará más tiempo, pues se realiza a conciencia, sin prisa, pero sin pausa. No obstante, es muy importante que el Museo Regional Cuauhnáhuac mantenga su vocación de servicio —puesto que es de visita obligada de niños, jóvenes estudiantes y adultos paseantes— y es por ello que abrimos la Sala de Exposiciones Temporales y el Auditorio Juan Dubernard para disfrute del público”, expresó Ortiz Lanz.


Isabel Campos Goenaga, directora del Centro INAH Morelos, comentó que detrás de esta reapertura parcial está el trabajo en equipo de distintas dependencias del INAH y del personal del museo, liderado por su director Rodolfo Candelas Castañeda, lo que permite ahora “ver la luz al final del túnel” y mantener en pie al Palacio de Cortés, no sólo en su estructura sino en su espíritu, pues se trata de uno de los más antiguos inmuebles coloniales de carácter civil de México.


Rodolfo Candelas Castañeda, director del recinto museístico, abundó sobre las exposiciones que ya están abiertas a la visita pública. Representación animal en el Morelos prehispánico, que permanecerá hasta mayo de 2019, reúne 94 piezas de carácter zoomorfo, procedentes de sitios arqueológicos de Morelos, así como de los acervos del Museo Nacional de Antropología, del Museo del Ex Convento de Tepoztlán y del propio Palacio de Cortés.


La muestra da cuenta de las distintas técnicas de representación de 23 especies de animales y de las formas en que las antiguas poblaciones se relacionaron con éstas. Un caso interesante es el de la pieza recién descubierta en los trabajos de desmantelamiento del torreón, se trata de una cabeza de serpiente hecha en piedra y de origen tlahuica, posiblemente perteneció al señorío de Cuauhnáhuac durante el periodo Posclásico Tardío (1200-1521 d.C.). En la época colonial se reutilizó como marco de una ventana del Palacio de Cortés, y a inicios del siglo XX volvió a ser usada en la construcción del torreón.


La exhibición se acompaña de reproducciones en 3D de petrograbados de la Zona Arqueológica de Chalcatzingo e imágenes de pinturas rupestres dispersas en territorio morelense.


El montaje en la Sala de Exposiciones Temporales cuenta además con el audio de los paisajes sonoros a los que pertenecen estos animales, un video elaborado con la colaboración de la Dirección General de Comunicación de la Conabio, y de una entrevista con Alfredo López Austin, investigador emérito de la UNAM, sobre las relaciones del hombre mesoamericano y los animales.


La composición electroacústica Yolcatl, de Tania Rubio, que se presentó en vivo en la reapertura del Auditorio Juan Dubernard, también forma parte de la exposición. La obra fue elaborada con grabaciones realizadas por la compositora, obtenidas de artefactos sonoros prehispánicos originales y otras piezas de arcilla contemporáneas. La parte electrónica está especializada en seis canales y también se utilizaron grabaciones de animales endémicos de Morelos, representados iconográficamente en las vasijas, silbatos y flautas.


Asimismo, hasta febrero de 2019 se podrá apreciar el extraordinario trabajo de Isabel Alonso Solís, alfarero originario de un municipio morelense donde no existe esta tradición: Zacualpan de Amilpas. La exposición titulada El don, es un homenaje a este artesano de 70 años de edad, cuyas manos moldean el barro de forma lúdica, erótica e imaginativa para narrar la vida que le rodea.


Cabe mencionar que don Isabel casi nunca realiza piezas utilitarias, lo suyo es el trabajo escultórico mediante obras destinadas a dialogar con el espectador sobre la vida, fuerza, belleza y sensualidad de los animales del campo, aunque también aborda la escultura de personajes de su comunidad, como es el caso del trío de músicos de chirimía, la cual forma parte de esta muestra.


Ambas exposiciones son de entrada gratuita. Horario:  martes a domingo de 9:00 a 18:00 horas. Para seguridad del visitante el acceso se realiza en grupos de 15 personas como máximo, con una estancia aproximada de 20 minutos.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20181219_boletin_476.pdf)Boletín 476[Descarga]