Linea de tiempo. Foto: Julio Bronimann, INAH.

 

*** Con la exposición Somos ENCRyM y un concierto ejecutado con un armonio del siglo XIX, restaurado en la escuela, la institución educativa celebró su aniversario

 

*** Invita, mediante recursos audiovisuales, fotografías, piezas arqueológicas y módulos lúdicos, a conocer su devenir y programa académico


 


Con la exposición temporal titulada Somos ENCRyM, así como con un concierto de armonio que devolvió ‘el canto’ a un instrumento del siglo XIX que actualmente se encuentra en las fases finales de su restauración, la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía “Manuel del Castillo Negrete” (ENCRyM) conmemoró el 50 aniversario de su fundación.


La inauguración de la muestra y el concierto fueron encabezados por la antropóloga Aída Castilleja, secretaria técnica del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en representación del director general de la institución, Diego Prieto Hernández, así como por Andrés Triana Moreno, titular de la ENCRyM.


Ambos coincidieron en que los 50 años de la escuela no únicamente hablan del esfuerzo cotidiano de estudiantes, profesores, administrativos y trabajadores en general, sino que refieren a cinco décadas de profesionalización para las disciplinas que en ella se imparten.


Aída Castilleja subrayó el hecho de que el aniversario de la ENCRyM tenga lugar en la antesala de los 80 años de existencia del INAH, y en el mismo año en que la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) celebra ocho décadas de existencia.


Rememoró que al igual que la exposición Somos ENCRyM, ideada curatorialmente por alumnos de esta escuela, los estudiantes de la ENAH también concretaron la instalación de una muestra relativa a su alma máter, en la estación del Metro Pino Suárez. Es destacable, dijo, “que sean los propios alumnos quienes alcen la voz para mostrar el quehacer de sus escuelas y la importancia de sus disciplinas a la sociedad”.


A su vez, Andrés Triana refirió que esta conmemoración debe dar la oportunidad de hacer una pausa en el camino y no sólo ver todo lo que se ha logrado, sino aún más importante, reflexionar de cara a lo que queremos para los próximos 50 años de nuestra institución.


La muestra temporal se divide en tres núcleos. El primero se dedica a los antecedentes de la escuela cuyo ‘prefacio’ estuvo en el descubrimiento de la urbe maya de Bonampak y sus destacados vestigios de pintura mural, los cuales hicieron patente en México la necesidad de profesionalizar la conservación y la restauración, así como de formar expertos en ambas materias.


Se repasa el establecimiento, en 1967, del Centro Latinoamericano de Estudios para la Conservación y Restauración de Bienes Culturales, por parte del gobierno mexicano y la UNESCO, y el ingreso del primer grupo de estudiantes a dicho lugar en 1968. Ambos hechos considerados los eventos fundacionales de la ENCRyM.


En este módulo también se exhiben algunas piezas encontradas durante los salvamentos arqueológicos registrados en los años 90 dentro del predio El Coroco, donde se edificó la actual unidad académica. Entre ellos destacan platos, copas y pipas de arcilla fechados hacia el periodo Posclásico Tardío (1500-1521 d. C.), un tazón de cerámica virreinal del siglo XVIII, así como balas de plomo del siglo XIX que, probablemente, fueron intercambiadas por fuerzas mexicanas y estadounidenses durante la Batalla de Churubusco, en 1847.


El segundo núcleo de la exposición invita, de forma lúdica, a que el visitante conozca los cinco programas académicos de la ENCRyM: licenciatura en Restauración, especialidad en Museografía y las maestrías en Museología, Conservación de Acervos Documentales, y Conservación y Restauración de Bienes Culturales Inmuebles.


La tercera sección alude al impacto social que la restauración y la conservación patrimonial tienen en las comunidades. Así, a través de recursos multimedia, se abordan los casos del Ex Convento de Acolman, en el Estado de México; del Santuario del Señor de Mapethé, en Hidalgo; y de la Zona Arqueológica de Palenque, en Chiapas.


La exposición cierra con un par de interactivos. Uno muestra numeralias relativas a, por ejemplo, el número de piezas restauradas en 50 años y la cantidad de alumnos que en ese lapso han egresado de la escuela; el otro, en tanto, da la oportunidad al público de expresar qué representa el patrimonio e invita a verter su opinión acerca de la ENCRyM.


Cabe apuntar que al estar en el área de talleres de la casa de estudios, la exposición Somos ENCRyM tiene un acceso controlado. El público interesado debe contactar por correo electrónico a la Coordinación Académica de la Maestría en Museología (Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla." target="_blank">coordinación_museologia@encrym.edu.mx) para programar una visita guiada gratuita. La muestra permanecerá hasta marzo de 2019.


Proyecto devuelve sonoridad y alista restauración de armonio del siglo XIX


Como parte de la conmemoración de los 50 años de la ENCRyM, se ofreció un concierto en el auditorio de la escuela, que tuvo la particularidad de ejecutarse en un armonio del siglo XIX restaurado en su sonoridad por profesores y alumnos del Seminario-Taller Optativo de Conservación y Restauración de Instrumentos Musicales.


La pieza, detalló Charlene Joyce Alcántara Bravo, titular del seminario-taller, pertenece a las colecciones del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, y fue elaborada por la compañía alemana Schiedmayer Pianofortefabrik hacia 1887.


El objeto, apuntó la restauradora, atraviesa las etapas finales de su intervención, centradas en detalles de acabados, pero gracias al trabajo de alumnos y especialistas como los restauradores Sandra Álvarez y Daniel Guzmán —este último fundador del seminario-taller— ha recuperado la sonoridad que había perdido debido a la falta de resistencia estructural que su sistema de fuelles presentaba, debido principalmente al ataque de insectos xilófagos.


El concierto reinaugural del armonio estuvo a cargo de la pianista Elena Kopylova, quien interpretó piezas de autores como Johann Sebastian Bach, Louis James Alfred Lefébure-Wély y Edvard Grieg, entre otros. La también musicóloga aunó que al repertorio agregó dos arreglos para fisarmónica (armonio) del Preludio No. 20 de Frédéric Chopin y la Canción sin palabras No. 9 de Félix Mendelssohn.


La conmemoración de los 50 años de la ENCRyM contó con la presencia del arquitecto Arturo Balandrano Campos y de la restauradora Liliana Giorguli Chávez, coordinadores nacionales de Monumentos Históricos y de Conservación del Patrimonio Cultural del INAH, respectivamente.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20181110_boletin_464.pdf)Boletín 464[Descarga]

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendón

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

El reino de Horus. La vida en el país del Nilo