Abierta hasta enero de 2019 en la planta baja del Museo y Centro de Documentación Histórica, Exconvento de Tepoztlán. Foto: Mauricio Marat, INAH.

 

*** La exposición La gente y su fuerza: el sismo en Morelos se compone de 73 imágenes que muestran los efectos inmediatos que tuvo en la gente el movimiento telúrico

 

*** Se presenta en el Museo y Centro de Documentación Histórica, Exconvento de Tepoztlán, donde permanecerá hasta enero de 2019


 

 

Derivado del movimiento telúrico del 19 de septiembre de 2017, Morelos fue la entidad del país con la mayor cantidad de daños graves: 259 edificaciones y más de mil 200 bienes muebles e inmuebles por destino con algún tipo de afectación. Estos daños no sólo repercutieron en el patrimonio cultural, sino en la vida y costumbres de los morelenses, situación que motivó la compilación de una memoria fotográfica que documenta los efectos inmediatos del fenómeno natural y que integra la exposición temporal La gente y su fuerza: el sismo en Morelos.

 

Exhibida en el Museo y Centro de Documentación Histórica, Exconvento de Tepoztlán, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la muestra se compone de 73 imágenes a color, de diferentes medidas, tomadas por investigadores adscritos al Centro INAH Morelos y miembros del Programa Nacional Etnografía de las Regiones Indígenas de México (equipo Morelos).

 

Algunas fotografías fueron aportadas por el Centro Cultural Yankuik Kuikamatilistli, de Xoxocotla; y otras por la Escuela Secundaria Técnica, no. 7 “Moctezuma Ilhuicamina”, de Tlayacapan.

 

En representación de Diego Prieto Hernández, director general del INAH, Aída Castilleja, secretaria técnica del instituto, señaló que los sismos no sólo generaron daños en el patrimonio, sino también en la vida familiar.

 

“Fueron momentos complicados, pero también son eventos donde las poblaciones se repensaron, donde las familias se rehicieron, para muchas comunidades indígenas el concepto de fuerza no sólo implica la energía física sino colectividad”, acotó.

 

Al inaugurar la muestra, la antropóloga apuntó que las tragedias siempre traen aprendizajes y reconoció de manera puntual al equipo regional de Morelos del INAH, que se sumó desde un principio a las brigadas. “Había que hacer registro e inventario de los bienes, pero también de lo que el sismo representó en términos sociales”.

 

En la inauguración también estuvieron Isabel Campos, directora del Centro INAH Morelos; Alma Leticia Benítez, coordinadora de talleres del Centro Cultural  Yankuik Kuikamatilistli; Lucía Ortiz, directora del Museo y Centro de Documentación Histórica, Exconvento de Tepoztlán; y Marcela Tostado, coordinadora general del recinto, sede de la muestra.

 

El montaje, investigación y documentación corrió a cargo del antropólogo Luis Miguel Morayta, coordinador del Programa Nacional de Etnografía de las Regiones Indígenas de México (equipo Morelos), apoyado de Erandy Toledo y Karina Ramírez. El diseño fue de Joanna Morayta, diseñadora del Centro INAH Morelos; y el guión temático estuvo apoyado por Ana Graciela Bedolla, miembro del comité editorial de la Gaceta de Museos del INAH.

 

Luis Miguel Morayta, destacó que el temblor generó un impacto importante en la vida de los morelenses y permitió la incursión de arquitectos y restauradores en momentos relevantes para las comunidades, por ejemplo durante las festividades patronales, además, propició entre la ciudadanía la revaloración de sus costumbres, identidad y amor por su comunidad.

 

En tanto, Joanna Morayta explicó que esta exposición ha resultado una experiencia de aprendizaje y es un esfuerzo de brigadistas, antropólogos y restauradores, “para por mostrar ¿qué nos pasó? y ¿cómo nos pasó?, al tiempo de identificar el pensamiento que hermanó a la población, cuyo objetivo final era el rescate”.

 

Dividida en cinco temáticas, inicia con la titulada “Primeras angustias, primeros efectos”, en la que es posible ver las acciones y reacciones de la gente al momento del siniestro. Posteriormente, el tema “Rescate de lo sagrado” se enfoca hacia el aspecto religioso como los daños a “los santitos”, su resguardo, protección y la ininterrumpida religiosidad en los poblados.

 

En la tercera parte, “Destrucción de monumentos históricos, religiosos y civiles”, se habla del sismo y sus consecuencias en las edificaciones a lo largo de todo el estado; continua con “Acciones y reacciones de ayuda inmediata”, muestra la fuerza, el socorro y la solidaridad de la gente para levantarse de esta tragedia, y por último, “La gente y su recuperación” expone las acciones tomadas para restaurar las viviendas y la cotidianidad de las personas.

 

En las imágenes se contempla la fiesta en honor a san Lucas, en la cabecera municipal de Mazatepec, donde aparecen en el baile los rescatistas y la perra famosa llamada “Frida”. Asimismo, en la arrocera de San José de Jojutla, se pintaron sobre las paredes del inmueble unos murales donde un artista, a nombre de la comunidad, agradece la ayuda recibida.

 

Otra imagen da cuenta de la incursión de brigadistas en la Danza de los Gañanes, de Tetelcingo; una más refiere a los refugios que se crearon de forma casi inmediata para proteger a las imágenes religiosas, con la veneración y atributos que los acompañaban en las iglesias, como flores y velas, para que se “sintieran bien” mientras aguardan su regreso a las capillas.

 

Entre los fotógrafos del INAH están: Tania Ramírez, Mario Córdova, Catalina Rodríguez, Claudia Sánchez, Luis Miguel y Joanna Morayta, Erandy Toledo y Karina Ramírez, quienes participaron en las brigadas de diferentes proyectos.

 

De manera paralela se presentan 20 testimonios, tres de ellos de alumnos de la Secundaria Técnica, no. 7 de Tlayacapan, que cuentan su experiencia entorno al 19S, la situación de sus familias, el entorno al momento de la destrucción y los pensamientos que cruzaron por sus mentes al instante del sismo. El resto de los textos fueron redactados por adultos de varios municipios y se lee preocupación, incluso, nostalgia por ver destruida la iglesia donde se casaron.

 

El montaje se complementa con dos videos, el primero, hecho a partir de un dron que recorrió desde el Palacio de Cortés, en Cuernavaca, hasta los municipios de Jojutla, Hueyapan y Tetela del Volcán. El segundo se elaboró con  imágenes captadas por la cámara de seguridad del Santuario de Cristo aparecido, en Totolapan, donde se observa la caída de las esculturas sacras.

 

La exposición temporal La gente y su fuerza: el sismo en Morelos permanecerá hasta enero de 2019, en la planta baja del Museo y Centro de Documentación Histórica, Exconvento de Tepoztlán, ubicado entre las calles Envila y No Reelección s/n, Centro, Tepoztlán, Morelos. Abierto de martes a  domingo de 10:00 a 17:00 horas. Entrada gratuita.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (2018_429.pdf)Boletín 429[Descargar]

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendon

ulises_leyva@inah.gob.mx

Director de Medios de Comunicación


  Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

 

Foto del día

El barroco de los ángeles. Puebla