Exposiciones

Exposición “Miro Ito. Camino de luz y esperanza”, se exhibe hasta enero de 2019 en el MNCM. Foto: Melitón Tapia, INAH.

 

*** Las exposiciones Miro Ito. Camino de luz y esperanza y Tokio. Antes y después se presentan en el marco del 130 aniversario de las relaciones diplomáticas México-Japón

 

*** La primera exhibe 46 obras de la artista Miro Ito, la segunda reúne trabajos gráficos que dan cuenta de la evolución de Tokio desde principios del siglo XX hasta hoy


 


En el marco del 130 aniversario de las relaciones diplomáticas México-Japón, el Museo Nacional de las Culturas del Mundo (MNCM), del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en colaboración con la Fundación Japón en México, presentan las exposiciones temporales Miro Ito. Camino de luz y esperanza y Tokio. Antes y después, que buscan acercar al público a la diversidad, tradición, patrimonio cultural y transformaciones que ha sufrido el país del Sol Naciente a partir del siglo XX.


Durante el acto inaugural, Silvia Seligson, curadora de las salas de China, Corea y Japón del MNCM, en representación de Gloria Artís, titular del recinto que alberga ambas muestras, señaló que algo que caracteriza a la sociedad japonesa es el dinamismo y la rapidez con que cambia año con año. Los retratos reflejan a la sociedad contemporánea, pero también dan cuenta de la impronta que tuvo el budismo desde su llegada a Japón, en valores como el respeto, la tolerancia, la diligencia y honestidad.


En tanto, Ryosuke Kuwana, ministro de la Embajada de Japón en México, dijo que Japón continua evolucionando vigorosamente y el año entrante tendrá un nuevo emperador. Asimismo, dijo, será sede de la cumbre G-20 y en 2020 se celebrarán en Tokio los Juegos Olímpicos, “espero que con estas exposiciones la gente descubra lo dinámico que es nuestro país y la riqueza de sus culturas tanto modernas como tradicionales”. 


A la inauguración también asistieron Karla Peniche, subdirectora técnica del MNCM; Naoko Sugimoto, directora de la Fundación Japón; y Miro Ito, artista expositora.


Miro Ito, autora e iniciadora de Media Art League, pretende con su obra promover la paz y el entendimiento entre las culturas a través de las expresiones artísticas, de ahí que la exposición itinerante lleva por nombre Camino de luz y esperanza. Su trabajo fotográfico retrata el patrimonio cultural concentrado en Japón, el cual también ha filmado e investigado desde 2003.


En 46 imágenes impresas en seda y papel washi (hecho a mano en Japón), se aprecian algunos Tesoros Nacionales de Japón, como la estatua de bronce de Buda Vairocana, diversas representaciones de bodhisattvas y el santuario interior del Hokke-do, ubicado en el templo Tōdaiji, uno de los monumentos históricos más importantes de Nara, fundado por Shōmu Tennō, entre 724 y 749 d.C.


 Destacan también las figuras de los Cuatro Reyes Guardianes de la tradición budista, quienes vigilan los cuatro puntos cardinales protegiendo a Buda y a los primeros seguidores del dharma; así como máscaras gigaku del Templo Tōdaiji.


“Todos somos parte del todo y así es como estamos interconectados”, este es el mensaje central de Camino de luz y esperanza, exposición que alude a la antigua sabiduría euroasiática llegada a Japón hace cerca de mil 500 años por medio de la Ruta de la Seda, y que hoy sobrevive a través del arte”, expresó la artista.


Añadió que su trabajo es una inspiración para la unidad del todo, que trasciende al este y oeste, así como al norte y sur”. “Me gustaría encontrar un terreno común, para promover la tolerancia y la solidaridad en el mundo dividido y fragmentado en el que vivimos actualmente”.


En tanto, la muestra Tokio. Antes y después busca responder qué tipo de ciudad es Tokio, la capital japonesa y centro de la política, economía y cultura de aquella nación, así como su devenir, desde los vestigios de la antigua ciudad llamada anteriormente Edo  (Periodo Edo s. XVII a mediados del XIX), pasando por el gran terremoto de Kanto en 1923, los ataques aéreos de la Guerra del Pacífico, entre 1940 y 1945, hasta el alto crecimiento económico que transformaría la urbe en una mezcla compleja y caótica del pasado, presente y futuro.


Con la curaduría del crítico e historiador Kotaro Iizawa, la exposición reúne cerca de 100 fotografías tomadas en dos periodos: 1930-1940 y 2010-2018. La primera sección, titulada “Antes”, abarca retratos en blanco y negro de la revista Koga y del fotolibro NIPPON, el cual fue dirigido por fotógrafo Yonosuke Natori. Además de una serie de instantáneas del centro de Tokio, tomadas por Kineo Kuwabara (1913), quien en ese momento era un fotógrafo amateur.


La sección “Después” está compuesta por obras de los artistas Nobuyoshi Araki (1940); Daido Moriyama (1938), Shintaro Sato (1969), Shinya Arimoto (1971), Motoyuki Daifu (1985), Kenta Cobayashi (1992), Natsumi Hayashi (1982) y Mika Ninagawa (1972); tienen como objetivo transmitir la imagen de un espacio urbano animado, donde la tradición y la modernidad parecen estar en conflicto y armonía constante.


Sobresalen las diez ilustraciones en blanco y negro del foto-libro Tumbeau Tokio, 2016-2017, del reconocido fotógrafo Nobuyoshi Araki; cinco de la publicación de manga-anime Tokio Innocence, 2013-2015, de Mika Ninagawa; y diez del photobookstore Today´s Levitation, 2011, de Natsumi Hayashi.


Al recorrer la muestra, el visitante podrá contemplar los cambios en la expresión fotográfica, desde los primeros ensayos de dichos fotógrafos, a principios del siglo pasado, hasta la digitalización y la era de color.


Miro Ito. Camino de luz y esperanza y Tokio. Antes y después permanecerán hasta enero de 2019, en la Sala Segundo Nivel del Museo Nacional de las Culturas del Mundo (calle Moneda N° 13, Centro Histórico, Ciudad de México, a una cuadra del Metro Zócalo). Entrada libre.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20181108_boletin_413.pdf)Boletín 413[Descarga]

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Muralla de serpientes, Tenayuca, Estado de México