Imprimir
Zacatecas

Grupo coral Los Pequeños Cantores de Zacatecas. Foto: Lariza Cárdenas, INAH.

 

***El programa artístico inició con el grupo coral Los Pequeños Cantores de Zacatecas y la voz barroca y contestataria de sor Juana Inés de la Cruz

 

*** En la inauguración oficial se destacó la continuidad de 17 años del festival, gracias a la suma de esfuerzos y la apropiación de la sociedad de su patrimonio


 


Los escenarios del Museo de Guadalupe, en Zacatecas, levantaron de nuevo el telón la noche de ayer para dar paso a las más de 70 actividades que trae consigo el 17° Festival Barroco de Guadalupe en el emblemático recinto, joya del arte novohispano del Camino Real de Tierra Adentro.


La llamada al público comenzó poco antes de las siete de la noche, cuando un grupo de saltimbanquis vestidos de llamativos colores satinados que contrastaban con la cantera rosa de su escenario, comenzó a dar muestra de malabares con fuego y pelotas, mientras un monociclo daba vueltas por la Plaza Juárez, de Guadalupe.


Como preámbulo ya habían entrado en medio del escenario los Matlachines y la Banda del Municipio anunciando fiesta en la ciudad conurbada a la capital, Zacatecas. Abierto el telón, el programa barroco comenzó con Los Pequeños Cantores de Zacatecas y “la voz” de sor Juana Inés de la Cruz que caída la noche hizo estremecer al auditorio con sus “respuestas a sor Filotea”, reivindicando el derecho de las mujeres al aprendizaje, bajo la arcada exterior del museo, donde se montó el escenario para dar inicio a las actividades artísticas.


La última gran poeta del Siglo de Oro de las letras mexicanas y exponente del barroco se adelantó en el tiempo para exigir la igualdad de la mujer, dijo una voz al terminó de la representación Yo sor Juana, “la peor de todas” por la Compañía del Teatro Fernando Calderón que montó en escena una pieza de Germán Gástelum, basada en la pasión y rebeldía de la Décima Musa que hace 300 años defendió los derechos humanos. La trama se desarrolla a partir del juicio de la monja enfrentada por un arzobispo de ideas retrógradas y enemigo de la condición femenina e intelectual. Juana de Asbaje se separa de sor Juana para cuestionarla dando paso a un enfrentamiento de ideas y razonamientos, teniendo ambas razón.


El montaje de la Compañía del Teatro Fernando Calderón utilizó como escenario la fachada del museo y por el corredor novohispano, bajo la arcada repleta de símbolos franciscanos se veía deambular a las monjas jerónimas, vestidas con sus amplios hábitos, mientras oraban y cantaban a Dios; sor Juana, en tanto, como lo anotara el poeta Octavio Paz, trataba de encontrar su liberación en el claustro y su redención a través de la escritura y el silencio.


El 17° Festival Barroco de Guadalupe fue inaugurado por el presidente municipal anfitrión, Julio César Chávez Padilla, que apenas este septiembre tomó el cargo; en su mensaje dijo que la cultura da un importante sentido de pertenencia a cualquier sociedad y por eso se comprometió a apoyar al Museo de Guadalupe para que este festival, cercano a cumplir su segunda, década continúe como motor de desarrollo intelectual y promotor de valores que nunca van a pasar de moda.


Recordó que el barroco surgió como protesta hacia la Reforma Luterana, por eso, dijo, me encanta este festival, porque es parte de la esencia de los guadalupeños. Chávez Padilla reconoció al siglo XVIII como un tiempo de innovación y recordó que Guadalupe forma parte del Camino Real de Tierra Adentro, Patrimonio Mundial desde 2010. Su administración, continuó, trabajará para que a más tardar en año y medio quede listo un camino bello e inconfundible que conduzca de la ciudad de Zacatecas al Museo de Guadalupe, para que aquí culmine el recorrido turístico que llega a la capital.


A nombre de la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, y del director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, José María Muñoz Bonilla, coordinador nacional de Centros INAH, destacó que este tipo de festivales no serían posibles sin la suma de esfuerzos, recursos y talentos de los diferentes niveles de gobierno.


Asimismo, hizo llegar al gobierno de Zacatecas, a nombre de Diego Prieto, un agradecimiento especial por su compromiso siempre refrendado y renovado hacia la conservación y preservación del patrimonio cultural zacatecano. Destacó que el patrimonio cultural nos distingue y singulariza, y no es propiedad de una institución o de una dependencia, sino de todos los mexicanos, el INAH sólo es su custodio.


En representación del gobernador de Zacatecas, Alejandro Tello Cisterna, el director general del Instituto Zacatecano de Cultura, Alfonso Vázquez Sosa, destacó que el Festival Barroco de Guadalupe ya es un festival maduro y consolidado, además de motor para el nacimiento de nuevos grupos artísticos, como Los Pequeños Cantores de Zacatecas y La Camerata de la ciudad de Zacatecas.


Rosa María Franco, directora del Museo de Guadalupe y del festival, agradeció a los tres órdenes de gobierno, a la Iglesia y a la sociedad civil su apoyo y entusiasmo para hacer este festival ininterrumpido por 17 años, lo que ya lo hace uno de los más importantes del país, dijo.


Asimismo, recordó que el objetivo del evento ha sido romper con el paradigma del museo templo y en cambio aportar elementos para el desarrollo de la sociedad, con un ánimo de apropiación del patrimonio cultural por parte de ésta; en ese sentido, destacó la participación de la sociedad civil en el crecimiento del museo, acompañada en el presídium por Jesús Manuel Díaz Casas, presidente de la Sociedad de Amigos del Museo de Guadalupe, y del padre Reynaldo Brizuela, guardián del Convento Franciscano de Nuestra Señora de Guadalupe.


También estuvieron el arquitecto Carlos Augusto Torres Pérez, director del Centro INAH Zacatecas; Antonio Guzmán, rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas, y Daniel López Martínez, presidente municipal de Ojocaliente, Zacatecas.


Rosa María Franco destacó que por primera ocasión el festival barroco se extiende más allá de los muros del Museo de Guadalupe y ofrecerá el concierto de clausura en el Teatro Fernando Calderón de Zacatecas que custodia la UAZ, para celebrar los 40 años de vida artística del flautista Horacio Franco.


Por la mañana, el primer día de actividades estuvo dedicado al público infantil y juvenil con talleres y teatro, asimismo, se inauguró el ciclo académico con la conferencia El barroco en Zacatecas, de la historiadora Lidia Medina Lozano, académica de la UAZ.


En la ex biblioteca del antiguo colegio franciscano, donde se cultivó el intelecto como una de las principales tareas misionales, la plática de la historiadora Medina Lozano se dirigió al amplio público interesado en conocer los elementos del barroco.


El 17° Festival Barroco de Guadalupe apenas comienza con un rico programa que incluye música, teatro, conferencias, presentaciones de libros, talleres y gastronomía.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20180926_boletin_343.pdf)Boletín 343[Descarga]