Imprimir
Sonora

El INAH lleva un registro en el estado de Tamaulipas de poco más de 500 sitios arqueológicos. Foto Mauricio Marat INAH

 

*** Celebra el Primer Congreso Naturaleza y Cultura del Noreste “Jean Louis Berlandier”, en el puerto de Tampico, los días 19 y 20 de septiembre

 

*** La reunión obedece al interés de la dirección del INAH por difundir entre la sociedad la vasta riqueza cultural y natural poco difundida de una gran región


 

El noreste de México es una de las regiones de la República con mayor fuerza económica, desarrollo humano y alta calidad de vida; tiene la menor tasa de pobreza y analfabetismo del país; posee importantes centros urbanos e incluso tres equipos campeones en la liga mexicana de futbol, pero en contraste, su cultura y ecosistemas son los menos conocidos de todo el país.

 

Con el propósito de contar con un espacio de divulgación del conocimiento y un punto de encuentro para la reflexión sobre la riqueza del patrimonio cultural y natural de esta zona, y las estrategias para su cuidado y preservación, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través de su centro regional en Tamaulipas, organiza el Primer Congreso Naturaleza y Cultura del Noreste “Jean Louis Berlandier”, inaugurado esta mañana en el puerto de Tampico, dirigido a todo público.

 

Las palabras de bienvenida las ofreció el director del Centro INAH-Tamaulipas, historiador Carlos Arturo Giordano Sánchez Verín, quien en entrevista previa explicó que el foro académico obedece al interés de la actual dirección del INAH por difundir entre la sociedad la vasta riqueza cultural de una gran región que ha quedado un tanto olvidada.

 

Asimismo, el encuentro académico vincula la naturaleza con el quehacer humano, por eso lleva el nombre de Jean Louis Berlandier, naturalista, antropólogo y médico franco-mexicano que se enfocó en entender y descubrir a la naturaleza como propiciadora de la cultura humana y realizó importantes estudios en Tamaulipas, señaló Sánchez Verín.

 

El historiador advierte que cuando se habla de culturas prehispánicas por lo general se piensa en ciudades mesoamericanas, ubicadas en medios donde hay condiciones de abundancia: bosques, lagos y una serie de elementos naturales que contribuyen a un desarrollo cultural importante. Sin embargo, es necesario entender que en otras regiones donde no existe esa abundancia, el entorno también juega un papel importante porque permite el desarrollo de la cultura con otra perspectiva.

 

Giordano Sánchez Verín cita como ejemplo la arquitectura: normalmente pensamos en arquitectura en piedra; en tanto, las culturas del noreste suplen la piedra con tierra porque lo que ahí abunda es la tierra; hay basamentos piramidales o construcciones habitacionales a partir de núcleos de tierra compactada, igualmente aptas para la permanencia, tan es así que se conservan.

 

El ser humano se adapta a las condiciones naturales de sus entornos y a partir de ello crea su propia cultura. “En el noreste tenemos regiones sumamente áridas, pero también sierras y costas, en estos lugares los grupos humanos desarrollaron sus propias estrategias del aprovechamiento de recursos”.

 

El congreso se estructura en cuatro grandes ejes temáticos: Naturaleza, Arqueología, Antropología e Historia que serán abordados alternadamente en más de 20 conferencias, a desarrollarse durante los días 19 y 20 de septiembre, en el Auditorio de la Universidad del Noreste (UNE), en el puerto de Tampico.

 

Con la intención de hacer más atractivo el foro para el gran público, el programa académico se complementa con actividades culturales: la exposición Naturaleza y cultura, testimonio fotográfico, de Martín Castel y Luis Vicente Ballinas, abierta a los asistentes esta mañana, y presentaciones de música y danza tradicionales durante el desarrollo de las conferencias.

 

Las pláticas abrieron con la conferencia magistral El Patrimonio cultural de la flora de Tamaulipas, de Arturo Mora Olivo, director del Instituto de Ecología Aplicada de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT); así como la ponencia del antropólogo Martín Salinas Rivera, del Archivo Histórico de Reynosa, Observaciones lingüísticas, etnográficas y arqueológicas en los estudios de Jean Louis Berlandier, con la cual se recordó la obra de este naturalista que hizo importantes aportes para el conocimiento biológico y antropológico del noreste de México y sureste de Estados Unidos.

 

Jean Louis Berlandier (1805-1851), de origen francés, llegó a México a los 20 años para realizar expediciones como biólogo y botánico: partió del Pánuco, Veracruz, y llegó a diversos sitios de Texas, en el actual territorio de EU: Laredo, San Antonio, Gonzales y San Felipe. En 1829 se quedó a radicar en Matamoros, Tamaulipas, donde se empleó como médico sin abandonar su vocación de naturalista. En todas sus expediciones compiló información detallada e integró catálogos de flora, fauna y grupos indígenas, que ahora son base para estudios avanzados sobre las naciones originarias texanas y la biodiversidad de Tamaulipas.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (Boletín 331.pdf)Descargar[Boletín 331]