Imprimir

Foto de grupo. Foto Mauricio Marat INAH.

 

*** Anunció que el Museo Nacional de Antropología acogerá al que pasará a nombrarse: Archivo Nacional de Arqueología

 

*** Así lo anunció a propósito de que José Luis Ramírez Ramírez, responsable del aún llamado Archivo Técnico de Arqueología, cumplió 50 años de servicio


 

La pérdida irreparable de los acervos del Museo Nacional de Brasil, debe servir como llamado de atención para que los trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) redoblen esfuerzos en su tarea de proteger el patrimonio cultural de México, animó su director general, el antropólogo Diego Prieto Hernández, en la entrega de reconocimientos por antigüedad a 82 trabajadores de esta institución.

 

El valor que el INAH brinda a sus colecciones —dijo—, debe reflejarse en el mantenimiento de sus 190 zonas arqueológicas abiertas a la visita pública, y sus 125 museos, desde aquellos de carácter nacional y regional, hasta los metropolitanos y de sitio. Pero también en sus acervos documentales, razón por la que el Archivo Técnico de Arqueología pasará a nombrarse Archivo Nacional de Arqueología, una vez que se instaure en su nueva sede.

 

Así lo anunció el director general del INAH, a propósito de que uno de los trabajadores reconocidos en esta ocasión fue José Luis Ramírez Ramírez, quien cumple 50 años de servicio y cuyo desempeño primordial ha sido ni más ni menos que aumentar y custodiar este corpus, uno de los más importantes en su tipo en el mundo, al contener aproximadamente nueve mil informes y proyectos que dan cuenta de la labor arqueológica en nuestro país, en particular desde el siglo XX al día de hoy.

 

Don “Pepe” Ramírez recibió el aplauso de sus colegas y amigos, y manifestó que lo importante para el traslado del aún llamado Archivo Técnico de Arqueología, no es una cuestión de tiempo, sino que éste se dé en óptimas condiciones. Manifestó su alegría, porque el invaluable acervo documental regresará luego de 100 años al lugar que le vio nacer: el Museo Nacional de Antropología.

 

José Ramírez detalló que el documento más antiguo que se conserva en el Archivo Técnico de Arqueología es un título de tierras procedente de Tlaxcala, fechado hacía 1600; sin embargo, el grueso del corpus va del siglo XVIII al XXI, y continúa en aumento gracias a la donación de archivos personales de arqueólogos de la talla de Enrique Nalda y Alejandro Martínez Muriel, por mencionar a algunos.

 

En esta entrega de reconocimientos a personal del INAH agremiado en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Cultura, también se premió por 45 años de trayectoria a Pedro Góngora. Don Pedro, junto con su compañero Mario Magaña, fue pilar de la llamada “Brigada Volante”, que realizó una proeza: la prospección de un área calculada en 5,000 kms2  —comprendida entre Yucatán, Campeche y Quintana Roo— y el reconocimiento de más de 130 sitios arqueológicos.

 

En ese sentido, el director general del INAH, Diego Prieto, recalcó que más allá de “los tesoros que son el orgullo y la memoria de México”, el capital de la institución son sus ocho mil trabajadores de toda índole, lo mismo investigadores que custodios, taquilleros, el personal dedicado a la promoción educativa y al montaje de exposiciones, siendo estos quienes tienen un acercamiento más directo con quienes visitan las zonas arqueológicas y museos del país.

 

En la ceremonia, efectuada en el Museo de El Carmen, al sur de la Ciudad de México, fueron reconocidos 82 trabajadores administrativos, técnicos, manuales, restauradores y personal de apoyo a confianza. El titular del INAH instó a todos ellos a repensar el instituto en miras del que será su 80 aniversario, el próximo 3 de febrero de 2019, “un momento que debe ser de inflexión en el marco de un país que quiere dejar el lastre de la corrupción y conformar una sociedad más justa.

 

“Es tiempo de reconocer de forma autocrítica nuestras limitaciones e interrogarnos sobre nuestro compromiso con el cuidado del patrimonio cultural del país, considerando que somos una institución fundamental en la Secretaría de Cultura”, expuso.

 

La entrega de estímulos por antigüedad estuvo además presidida por la secretaria administrativa del INAH, Maribel Núñez Mora, y el coordinador nacional de Recursos Humanos, Eduardo Fernández Azpiri. También acudieron el director del museo anfitrión, Alfredo Marín; y el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Cultura, José Enrique Vidal Dzul Tuyub, y otras autoridades de su comité ejecutivo.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (Boletin 311.pdf)Descargar[Boletín 311]