Imprimir

Luis de la Peña, (ENAH); Julieta Valle, directora de la ENAH; Roger Bartra, doctor Honoris Causa por la UNAM; Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, y Eduardo Matos Moctezuma, investigador emérito del INAH, durante la presentación del libro Arqueología y sociedades antiguas. Foto Mauricio Marat. INAH.

 

***Arqueología y sociedades antiguas es editado por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) como parte de una colección creada para conmemorar su 80 aniversario

 

*** Diego Prieto, director general del INAH, señaló que los trabajos de Bartra necesitan ser recuperados, ya que contribuyen a repensar ideas y abren el campo de una nueva discusión


 

Una antología de textos que muestran la visión pionera del reconocido investigador, profesor y estudioso Roger Bartra, en torno a la arqueología y antropología, publicados principalmente en las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado, conforman el libro Arqueología y sociedades antiguas, editado por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).

 

Durante la presentación del volumen en esa casa de estudios, Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), señaló que los trabajos de Bartra necesitan ser recuperados a la luz del debate científico y antropológico contemporáneo, ya que contribuyen a repensar ideas que fueron muy pertinentes en su momento y hoy abren el campo de una nueva discusión, específicamente dentro de la arqueología mexicana.

 

“Roger Bartra primero fue arqueólogo, posteriormente sociólogo de las comunidades rurales de nuestro país y antropólogo de la modernidad. Cuando ingresé a la ENAH, estaba en discusión El modo de producción asiático, del que escribe que si bien está dado dentro del marxismo, lo que hace es cuestionar esa visión unilineal de la evolución de la sociedad”, comentó.

 

El titular del INAH también opinó sobre los 80 años de la escuela, y puntualizó que es necesario reivindicar el prestigio de la ENAH, la cual es el eje de una compleja red de universidades que forman profesionales en antropología. Manifestó que es la única escuela que mantiene ese diálogo entre las distintas especialidades de la antropología, lo que permite tener una visión integradora del pasado y del presente, así como de la diversidad que caracteriza no sólo a la sociedad mexicana, sino a esa multiplicidad de sociedades híbridas y complejas del mundo.

 

Por su parte, Roger Bartra, doctor honoris causa por la UNAM y autor del libro, refirió que la mayor parte de los ensayos compilados en la obra, fueron escritos cuando él estudiaba la carrera de arqueología, por ello, el lector encontrará básicamente textos estudiantiles, pero que dan un panorama general del ambiente cultural y contracultural que tenía la escuela hacia la década de los sesenta principalmente.

 

“Los años sesenta le imprimieron un sello muy peculiar a la ENAH, un estilo de estudiar, de desenvolverse, a veces rijoso, desordenado, dogmático, pero en un contexto crítico que hay que celebrar y espero que continúe”, expresó el investigador emérito del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

 

Formado como etnólogo en la ENAH y doctor en Sociología por La Sorbona, en París, a lo largo de su vida académica, Bartra ha abordado diversos campos de estudio como sociedades indígenas mexicanas, mismas que influenciaron en sus investigaciones sobre el campesinado, identidad nacional, política, mitología europea, entre otros.

 

En su intervención, Eduardo Matos Moctezuma, investigador emérito del INAH, indicó que es necesario comprender lo que acontecía a nivel global cuando Bartra daba los aportes que vienen en el libro. Por ejemplo, el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, que motivó la acción, años posteriores, del movimiento de 1968 en México. Roger Bartra escribe en el contexto del nacimiento mundial de grupos insurgentes en contra del imperialismo.

 

El volumen forma parte de la Colección Ochenta Años ENAH, impulsada por el maestro Luis de la Peña en conmemoración de las ocho décadas de la escuela (1938-2018), y fue pensada para dar cuenta de investigadores reconocidos que pertenecieron a la ENAH y realzar su obra.

 

La maestra Julieta Valle, directora de esta institución académica del INAH, manifestó que “es un gusto iniciar formalmente los festejos octogenarios de la escuela con la presencia de los próceres en casa”, y anunció que a lo largo del año se presentarán más volúmenes de la colección, todos ellos trabajados cuidadosamente en su edición y cuya finalidad es reconstruir la historia colectiva de la ENAH a través de grandes obras que han formando generaciones.

 

El libro contiene los ensayos La tipología y la periodificación en el método arqueológico y La teoría de la sociedad hidráulica, que remiten a los años sesenta cuando Bartra estudiaba arqueología. Ambos fueron publicados en la Revista Tlatoani, editada por la Sociedad de Alumnos de la ENAH, el primero en el suplemento número 5, de 1964; y el segundo en el número 18, de 1967.

 

La antología también contiene aquellos ensayos publicados en los libros El modo de producción asiático, de editorial ERA (primera edición en 1969, y  segunda, de 1974); y Marxismo y sociedades antiguas. El modo de producción asiático y las sociedades prehispánicas, publicado por editorial Grijalbo en 1975.

 

 En ambos, el autor se ocupa de proponer una caracterización socioeconómica propia de las culturas prehispánicas, en la que rompía con la visión dogmática del marxismo ortodoxo acerca de estas culturas y planteaba  otras alternativas para su estudio.

 

Asimismo, en el volumen se incluyeron algunos escritos posteriores a las décadas citadas, como el prólogo de La sociedad antigua, de Lewis H. Morgan (Conaculta, 1993), y el artículo publicado en la revista El Machete (número 18, junio 1981): Los pecados de Eduard Seler, donde Bartra revisa la vida de esos dos grandes estudiosos de las culturas prehispánicas.

 

Si bien en sus libros recientes, Roger Bartra se ha ocupado de temas un tanto distantes de los anteriores, no deja de existir un vínculo entre aquellos primeros, como en La Jaula de la melancolía, enfocado a las preocupaciones sociales del México contemporáneo, El salvaje en el espejo, el salvaje artificial, en el que critica el exceso de estructuralismo y funcionalismo que prevalece en la antropología, o Antropología del cerebro: conciencia, cultura y libre albedrío, donde postula que la relación de los individuos con el entorno genera y modifica las características de la conciencia.

 

El libro Arqueología y sociedades antiguas puede adquirirse en el Departamento de Publicaciones de la ENAH (Periférico Sur y Zapote s/n. Colonia Isidro Fabela, Ciudad de México).

 

 

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (Boletín 302.pdf)Descargar[Boletín 302]