Imprimir

Estudiantes de la generación 2018-2022 de la ENAH. Foto: Héctor Montaño, INAH.

 

*** La octogésima generación de la escuela estará integrada por 550 estudiantes de antropología física, antropología social, arqueología, etnohistoria, etnología, historia y lingüística

 

***México, como país multicultural y pluriétnico, atraviesa una etapa de renovación que debe acompañarse y retroalimentarse desde la academia: Diego Prieto, titular del INAH


 


En un acto que describió, “de acuerdo con la usanza antropológica”, como un ritual de iniciación, el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, encabezó esta mañana la ceremonia de bienvenida a los alumnos de nuevo ingreso de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), generación 2018-2022.


Reunido en el Auditorio Román Piña Chan con los 550 estudiantes que el próximo lunes comenzarán formalmente su preparación universitaria en la principal casa de estudios del instituto, el antropólogo aseveró que México, como país multicultural y pluriétnico, atraviesa una etapa de renovación que debe acompañarse y retroalimentarse desde la academia.


En este sentido llamó a los nuevos estudiantes de la ENAH, a poner en alto el nombre de esta escuela desde su entrante actividad estudiantil, así como a ejemplificar en sus posteriores actividades profesionales, las tareas de investigación, conservación, protección y difusión del patrimonio histórico, antropológico, arqueológico, lingüístico y paleontológico que cotidianamente realiza el INAH.


“Actualmente nuestro instituto se encarga de restaurar más de dos mil 300 inmuebles históricos que resultaron dañados por los sismos de septiembre de 2017, del 16 de febrero e incluso por el del pasado 19 de julio, cuyo epicentro fue la región Mixteca oaxaqueña”, mencionó al referirse a la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), otra destacada escuela perteneciente al INAH, “que ha formado a muchos de los especialistas que hoy se encargan de recuperar el patrimonio cultural de los mexicanos”.


Diego Prieto y la directora de la ENAH, Julieta Valle Esquivel, comunicaron a los nuevos alumnos que ellos pertenecen a la octogésima generación de una casa de estudios que, establecida en 1938 en el seno de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional, antecedió por poco más de un año al propio INAH.


Se trata —aunaron— de una escuela derivada de los ideales de la Revolución Mexicana y materializada en el cardenismo, aunque con connotados antecedentes como la Escuela Internacional de Arqueología y Etnología Americana, establecida en la segunda década del siglo XX por los más importantes académicos de su momento: Eduard Seler y Franz Boas, y en la que se formaron importantes intelectuales como Manuel Gamio.


Finalizada la ceremonia de bienvenida, autoridades, profesores y alumnos visitaron la exposición temporal Norirúachi. La Semana Santa rarámuri, que bajo la curaduría del antropólogo Eduardo Gotés Martínez —compañero de generación de Diego Prieto hace 40 años, por lo que, dijeron, se encuentran “a medio camino” entre los fundadores de la ENAH y sus actuales alumnos— presenta en 12 mamparas una serie de fotografías (en mediano y gran formato) de la práctica y significación de dicha costumbre religiosa en el mundo social de los ‘pie corredor’.


Además de incluir la ejemplificación de un altar tradicional, la muestra incorpora algunos artefactos musicales, vasijas, textiles y otros ornamentos que usan los milenarios pobladores del área tarahumara para la celebración de la Semana Santa.


Eduardo Gotés explicó que esta exposición, montada en el espacio anexo al Auditorio Román Piña Chan, es producto del trabajo generado por la ENAH mediante el Proyecto de Investigación Formativa “Sierra Tarahumara”, por lo que invitó a los estudiantes de nuevo ingreso a conocer estas iniciativas y, principalmente, reflexionar y adentrarse en la práctica antropológica.


En la ceremonia de bienvenida a la generación 2018-2022 estuvieron Alejandro González Villarruel, secretario académico de la ENAH; Natalia Bernal, jefa de la División de Licenciaturas; y los docentes Marcela Palma, Bismark Hernández, Luis Gómez, Ricardo Reina, Carlos Hernández, Aarón Camacho y Glenda Lizárraga, encargados de las carreras de Antropología Física, Antropología Social, Arqueología, Etnohistoria, Etnología, Historia y Lingüística, respectivamente.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (2018_boletin_251.pdf)Boletín 251[Descarga]