Imprimir
Iker Larrauri

Gaceta de Museos rinde homenaje al museógrafo Iker Larrauri. Foto: Melitón Tapia, INAH.

 

*** Uno de sus grandes proyectos en los años 70 del siglo pasado fue la creación de los museos escolares

 

*** El número 69 de la revista se presentó en el Museo del Caracol; escriben amigos y colegas del maestro, quienes hacen un recuento de sus aportes a la museografía mexicana


    

 

Arquitecto, antropólogo, dibujante, escenógrafo y escultor son las facetas que ha desarrollado a lo largo de su vida el pionero de la museografía mexicana, Iker Larrauri Prado (1929), quien es homenajeado con un número monográfico de la revista Gaceta de Museos, en el que se incluyen distintas plumas que narran sus aportes al quehacer museístico nacional.

 

Durante la presentación del número 69 de la publicación en la Galería de Historia, Museo del Caracol, el experto manifestó que los objetos en los museos derivan en un conocimiento auténtico cuando estos provocan una emoción en el público.

 

Los comentarios de la revista estuvieron a cargo de la antropóloga Mayán Cervantes, esposa del homenajeado; el museógrafo Marco Barrera, el historiador Pavel Luna, y la maestra Julieta Gil, directora del Museo del Caracol, quien señaló que la reciente entrega de la revista rinde homenaje a Larrauri como arquitecto, pero también por su contribución a la ciencia antropológica en México y la formación de generaciones.    

 

Ana Graciela Bedolla Giles, coordinadora del número 69 de Gaceta de Museos, destacó que Iker Larrauri ha sido un personaje central en el desarrollo de los museos en México. Durante los años 70 del siglo pasado impulsó los museos escolares y participó activamente en la museografía del Museo Nacional de Antropología (MNA), inaugurado en septiembre de 1964, así como en la Galería de Historia, Museo del Caracol, entre otros.

 

La publicación cuatrimestral del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) recoge distintas voces entre las que se encuentran las de los investigadores Leopoldo Zorrilla, Raúl de la Rosa, Teresa Márquez, Marco Barrera, Alejandro Sabido, Carlos Vázquez, Pavel Luna y el propio Larrauri.

 

El historiador Leopoldo Zorrilla, en su artículo El trabajo de Iker Larrauri en el INAH, evoca a un grupo de museógrafos con los que inició su vida profesional, entre ellos se encontraban Mario Vázquez, Jorge Ángulo, Teté Dávalos e Iker Larrauri.

 

En el texto, Zorrilla apunta que “mucho se ha hablado de la museografía en la que Iker ha intervenido y siempre se menciona la reproducción de la tumba del gobernante maya Pakal o la Sala de Poblamiento de América del MNA, pero para mí lo más importante es la concepción global que dio en cada museo y sala en la que participó: la distribución espacial, explicación breve y clara de las piezas”.    

 

Por su parte, el investigador independiente Raúl de la Rosa ofrece una crónica de la vida de Larrauri y de las disciplinas que aprendió y practicó: escenógrafo, arquitecto, arqueólogo y museógrafo.

 

En tanto, el historiador Pavel Luna resume en su artículo la creación de uno de los primeros museos modernos en México, impulsado por Jaime Torres Bodet: la Galería de Historia, edificio de avanzada que no tenía en su interior piezas antiguas, sino dioramas y maquetas con recreaciones del pasado. 

 

La investigadora Teresa Márquez, del Centro Nacional para la Preservación del Patrimonio Cultural Ferrocarrilero; y el museógrafo Marco Barrera, en un texto en coautoría recuerdan el nacimiento de la empresa Museográfica S.C., fundada por Larrauri y su colega Jorge Agostini, en la que realizaron numerosos proyectos nacionales e internacionales.

 

Alejandro Sabido, subdirector de Documentación, Información y Normas del INAH, ofrece un análisis de la política de museos delineada por Larrauri durante su gestión como director de Museos del INAH, en la que propuso que el papel de estos recintos debía ser mucho más comprometido con la realidad y con las demandas de conocimiento de sus públicos.

 

Carlos Vázquez, integrante del Comité Editorial de la Gaceta de Museos, explora la vida profesional del maestro, su labor como docente y contribución en la formación de profesionales en áreas sustantivas como la conservación y la museografía en México y América Latina.

 

Asimismo, en su ensayo, el escritor Pedro Miguel habla de las cualidades humanas, profesionales y las principales obras de Iker Larrauri,  refiere a él como un  personaje que ha dejado una profunda huella en el ámbito museístico.

 

En el número también están las palabras del propio Iker Larrauri, quien hace referencia al Programa de Museos Escolares que impulsó desde el INAH y acentuaba la necesidad de involucrar a las comunidades en las tareas relativas al patrimonio cultural, así como la importancia de que los niños ejercieran un papel protagónico.

 

El proyecto consistió en dedicar una de sus aulas para hacer un pequeño museo. Larrauri colaboró con los profesores y alumnos en la selección del tema sobre el cual se expondría un proyecto. La idea era que los infantes se acercaran a sus padres y obtuvieran no sólo información, sino también muchos objetos que eran prescindibles en su casa, pero que en el museo adquirían un valor especial, con lo que se establecía una relación mucho más viva entre la escuela y la comunidad.

 

Ana Bedolla apuntó que “Iker Larrauri se adelantó a las corrientes pedagógicas que años después postulaban que los niños debían realizar investigaciones, pero lo que en realidad le interesaba al museógrafo era la democratización de la cultura, que las comunidades se involucraran y conocieran el valor patrimonial de un objeto”.

 

Cabe destacar que dicho programa funcionó a nivel nacional y se crearon 682 museos escolares durante la década de los años 70 del siglo pasado. 

 

Al final del evento, Bedolla Giles entregó a Iker Larrauri un reconocimiento por su trayectoria y aportaciones a la labor museográfica y museológica en México, el cual le había sido otorgado por el Centro INAH-Hidalgo el pasado mes de mayo dentro del Décimo Foro Nacional de Museos, en Pachuca, Hidalgo, y que por diversas cuestiones no había podido recibir el maestro personalmente.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (2018_243.pdf)Boletín 243[Descargar]