Imprimir

Ha contribuido a la búsqueda e identificación de víctimas en contextos de violencia política

La antropología forense como ciencia puede llegar a contribuir al conocimiento de la verdad en bien de la justicia, así lo señaló Darío Olmo, especialista en la materia, quien anunció que en la segunda mitad de este mes miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), regresarán a México para realizar una última etapa del trabajo que este organismo no gubernamental desarrolla desde 2004, en la identificación de víctimas de feminicidios en Ciudad Juárez y Chihuahua.

 

Lo anterior deriva de los proyectos de colaboración que el EAAF ha desarrollado en 38 países, luego de su creación en 1984 como resultado del retorno de la democracia a Argentina, que dio pie a la búsqueda e identificación de personas desaparecidas durante la llamada guerra sucia (1976-1983) emprendida por la dictadura militar, a partir de entonces el equipo apoya a organizaciones de otras naciones en la investigación de casos similares.

 

Durante su participación en la XIX Feria del Libro de Antropología e Historia (FLAH) que se realiza en el Museo Nacional de Antropología, el también socio fundador del EAAF, Darío Olmo, señaló que la articulación de la antropología forense en investigaciones relacionadas con la violación de los derechos humanos, tiene por objetivo establecer esa “relación inequívoca entre las identidades sin cuerpo y cuerpos sin identidad”.

 

En el caso particular de Argentina, explicó el especialista, durante la década de 1960 se registró violencia y represión intensas, producto de la última dictadura militar que cometió violaciones de los derechos humanos de grupos de izquierda y de organizaciones sociales y políticas.

 

“A mediados de la década de 1980, de manera intempestiva se registró en los cementerios una gran cantidad de restos óseos de ciudadanos que simultáneamente estaban siendo denunciados como desaparecidos por sus familias, fenómeno que dio paso a la necesidad de investigar los crímenes del pasado mediante la aplicación de la antropología forense, y que dio origen al EAAF”, detalló.

 

En el encuentro académico organizado anualmente por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), donde dictó la conferencia Antropología forense y derechos humanos, el caso latinoamericano , Darío Olmo refirió que desde el punto de vista científico la tarea principal del EAAF, consiste en la investigación y exhumación arqueológica de restos óseos inhumados en fosas comunes e individuales, así como el análisis del material recuperado tendiente a lograr la posible identificación de victimas, incluidas las causas y modo de muerte.

 

“La incursión de los arqueólogos y antropólogos forenses para el conocimiento del pasado reciente de Argentina, marcó un hito incluso a nivel internacional que nos permitió también colaborar con otros países del mundo con problemáticas comunes”, indicó el investigador al referir que desde finales de la década de 1980 hasta la fecha, el EAAF ha trabajado con 38 países, incluido México.

 

Al respecto, Darío Olmo refirió que el EAAF llegó a México en 2003, a petición de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos y organizaciones de familiares de mujeres desaparecidas en Ciudad Juárez y Chihuahua. “El objetivo fue producir una evaluación de los restos no identificados de las mujeres asesinadas en ambas ciudades. Durante 2004, 2005 y 2006 hemos trabajado en esta investigación y conjuntamente con un equipo interinstitucional hemos logrado establecer las identidades de 60 casos”, abundó.

 

El antropólogo físico comentó que una de las características de este proyecto en México, radica en el hecho que sólo participan especialistas del sexo femenino, a petición de los familiares de las victimas. Además del análisis de los restos esqueléticos –continuó– se efectuaron tomas de sangre de los familiares para la realización de exámenes genéticos lo que ha permitido realizar las identificaciones de manera concluyente y sin margen de duda.

 

Darío Olmo anunció que será a mediados de este mes cuando miembros del EAAF, arriben nuevamente a México para efectuar la última etapa de este trabajo de investigación, que comprende la entrega de informes y comparecencias.

 

Comentó que durante las diversas temporadas de trabajo del organismo argentino en México, se han llevado a cabo tareas de actualización de los protocolos del sistema forense mexicano, particularmente en la unificación de metodologías de levantamiento y registro.

 

“Como antropólogos, estos feminicidios nos dan un reflejo de sitios con una cultura en la cual la vida de la mujer, en especial la que es pobre y migrante, tiene poco valor. Creo necesaria la elaboración de políticas sensibles frente a las cuestiones de género”, opinó Olmo.

 

El EAAF ha desarrollado investigaciones en Guatemala, Bolivia, Chile, Venezuela, Perú, El Salvador, Estados Unidos, República Democrática del Congo, Kosovo (Ex Yugoslavia), Irlanda del Norte, Angola, Costa de Marfil, Croacia y otras naciones de Europa y África.

 

“En este 2007, estamos trabajando en proyectos en Sudáfrica, Chipre, Chile, México, y Colombia. En esta última nación se harán exámenes forenses de rehenes asesinados”, adelantó el especialista luego de manifestar que aún hay muchos lugares en el mundo donde pasará mucho tiempo antes de que se desarticulen los mecanismos de impunidad.

 

“Como es el caso de Chechenia, Cachemira, Palestina e Irak, donde no están dadas las condiciones mínimas de seguridad para desarrollar este tipo de estudios, sobre todo para hacer las excavaciones que son la parte más complicada y larga de nuestros procesos de investigación”, concluyó.