Imprimir

Ofrece una amplia oferta editorial y de actividades

 

A un año de cumplir sus primeras dos décadas, la Feria del Libro de Antropología e Historia (FLAH) –fundada por Roberto García Moll, ex director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)– no sólo ha mantenido sus principales propósitos sino que incluso se ha revitalizado, de esa manera continúa con el establecimiento de vasos comunicantes entre autores, editores, libreros y lectores, así como con la relación entre la investigación del patrimonio cultural y su difusión.

 

Al inaugurar la XIX edición de la FLAH , Alfonso de Maria y Campos, director general del INAH, expresó que la convocatoria de este espacio de diálogo, único en América Latina, trasciende fronteras e incentiva el interés por estos temas que hasta hace poco se consideraban de atención minoritaria.

 

En presencia de Jorge Yoma, embajador de Argentina en México, De Maria y Campos anotó que las publicaciones sobre arqueología, historia, antropología y etnología, entre otras disciplinas afines, han aumentado en calidad y número en nuestro país, y atienden las necesidades de un público no necesariamente especializado en la materia.

 

Con una amplia oferta editorial y de actividades culturales que conjuga el patrimonio mexicano y argentino, la feria, que tiene lugar en el Museo Nacional de Antropología (Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec) hasta el domingo 16 de septiembre, “se ha convertido en un detonador de beneficios intelectuales, culturales y editoriales”.

 

El titular del instituto resaltó el enriquecimiento del que ha disfrutado México desde mediados del siglo XX gracias a las ideas de autores argentinos, muchos de quienes llegaron como exiliados a nuestro país a raíz de la dictadura “y pronto dieron cátedras y volvieron a publicar, pero ahora en México y en editoriales mexicanas”.

 

Por su parte, Jorge Yoma, y César Calcagno, éste último jefe de gabinete de la Secretaría de Cultura de Argentina, se preciaron de contar para esta ocasión con la representación de casi una treintena de científicos y artistas de ese país, quienes compartirán sus conocimientos, experiencias y obras durante el desarrollo de la XIX FLAH.

 

Entre las conferencias que destacan en el programa de la feria se encuentra la que impartirá Darío Olmo, adscrito al Equipo Argentino de Antropología Forense, al hacer una conexión entre esta disciplina y los derechos humanos.

 

Al respecto, Jorge Yoma detalló que esta ponencia explica los trabajos de identificación de alrededor de 70 de cuerpos que se hallaban en la fosa común de San Vicente. “Gracias a esta labor de búsqueda de la verdad, se pudieron entregar a los familiares estos cuerpos de jóvenes argentinos asesinados por la dictadura militar, algunos militantes de la Universidad de Córdoba, uno de ellos amigo mío”.

 

Anunció a su vez, que Argentina está interesada en recibir una muestra sobre la cultura teotihuacana y en la cual trabaja el Instituto Nacional de Antropología e Historia, se espera que dicha exposición pueda verse en otros países.

 

César Calcagno reconoció la importancia de México –país al que en el Cono Sur se le considera como el representante de la América Latina “morena”– para que Argentina comience a revalorar su identidad mestiza e indígena, “tantas veces negada por las versiones oficiales” y se integre en este punto al resto de las naciones de la región.

 

En el evento inaugural de la XIX edición de la FLAH destacó la presencia de la reconocida antropóloga y etnóloga franco-estadounidense, Anne Chapman, quien dedicó gran parte de su labor a la recuperación de testimonios de los últimos miembros de etnias de Tierra del Fuego como los selk'nam.

 

Es de señalar que su vocación surgió en México, donde formó parte de la primera generación de estudiantes de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

 

Premios Antonio García Cubas

 

Como cada año, la apertura de la FLAH sirvió de marco para la entrega de los Premios Antonio García Cubas a las mejores publicaciones sobre temas antropológicos. Benito Taibo Mahojo, coordinador nacional de Difusión del INAH hizo el anuncio de los ganadores.

 

En la categoría de obra científica el galardón fue para Claudio Lomnitz por La idea de la muerte en México (FCE), en el área de divulgación se reconoció al título La Biblioteca Nacional , triunfo de la República (UNAM), en el apartado infantil o juvenil el premio fue para Noboru Takeuchi y Marisol Romo por Números y estrellas mayas (UNAM).

 

Asimismo, en el rubro de libro de arte o edición facsimilar el mérito fue para la Introducción a la cosmografía y las cuatro navegaciones de Américo Vespucio (UNAM).

 

Las ediciones que obtuvieron menciones honoríficas fueron: Tortuguero, una historia rescatada (UNAM), de Alfonso Arellano Hernández; La creación del mundo según el Códice Vindobonensis (Ediciones Tecolote), de Manuel A. Hermann Lejarazu y Crystyna M. Libura, y Entre voces (Universidad de Guadalajara), de Sarah Corona Berkin.