Imprimir

En relación con las acciones emergentes de protección en curso en la Zona Arqueológica de Cacaxtla, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)

INFORMA:
 

Expertos en mecánica de suelos, estructura, arqueología, arquitectura, ingeniería y conservación, desde el día martes 22 han realizado diversas visitas de inspección, verificación y evaluación de los efectos que tuviera la intensa precipitación pluvial y de granizo la tarde del lunes previo sobre la Zona Arqueológica.
 
Dichos especialistas forman parte del personal académico del propio Instituto y la Universidad Nacional Autónoma de México, a través de su Instituto de Ingeniería; organismos internacionales como el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS - UNESCO) y empresas privadas líderes en su ramo como Colinas de Buen e Ingenieros Civiles Asociados (ICA). Sus trabajos han consistido y consistirán en:
 
Confinamiento del área afectada a efecto de salvaguardar la integridad de las personas que allí laboran, dado que la visita al público fue suspendida de inmediato y hasta nuevo aviso.
 
Determinación de los criterios básicos para el levantamiento de los dictámenes en materia de comportamiento de mecánica de suelos y estabilidad de la estructura de la techumbre.
 
Salvaguarda directa del patrimonio arqueológico mediante el aislamiento de los elementos decorativos y la arquitectura prehispánica del sitio, los cuales no han sufrido daño alguno, a excepción de fracturas y desplomes parciales en muros y columnas de la Estructura F, localizada en el extremo sur del Gran Basamento. De inmediato se procedió a la cobertura integral de todos los elementos de pintura mural conocidos como La Batalla, el Templo Rojo, el Templo de Venus y las jambas y tableros del Templo A, los cuales, se reitera, no sufrieron ninguna alteración.
 
En lo que hace a los daños presentados en el Edificio F, la recomendación de los especialistas en estructuras, sugirió postergar su protección hasta que no se estabilice la parte colapsada de la techumbre, con objeto de evitar riesgos a la seguridad de quienes allí laboran.
 
En lo relativo a la mecánica de suelos, y en tanto se instalan las lonas de protección de alto impacto, se encuentra en curso el despliegue de material plástico sobre algunas secciones del Gran Basamento, que lo libren de posibles daños por agua, viento y calor. Esta acción emergente garantiza la estabilidad estructural del núcleo constructivo.
 
Monitoreo permanente de la zona arqueológica con el reforzamiento del equipo multidisciplinario de trabajo: el doctor Guillermo Goñi Motilla, como Director; la arqueóloga Beatriz Palavicini, en investigación, la restauradora Diana Molatore, en conservación, y el licenciado Julio Castrejón, en información y difusión.
 
El INAH mantendrá informada oportunamente a la opinión pública sobre las acciones que se lleven a cabo para la protección y preservación de la zona arqueológica de Cacaxtla, patrimonio de la Nación.