Imprimir

Retos y avances en investigación.

El estado de Quintana Roo tiene el índice de crecimiento urbano más alto en el país y en Latinoamérica, así como el tercero en el mundo, por tal motivo para el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) es una tarea prioritaria la implementación de programas preventivos y convenios que ayuden a garantizar la preservación de los vestigios arqueológicos a pesar del avance urbano.
 
Lo anterior fue afirmado por la arqueóloga Adriana Velázquez, quien en entrevista habló de los principales proyectos a desarrollar en materia de arqueología durante el año que inicia.
 
Uno de los proyectos se aboca a la traducción al maya de la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, con la idea de difundirla entre las comunidades indígenas del estado. Esta será una primera herramienta en el trabajo para que las comunidades conozcan la ley, sepan sus alcances y colaboren en la conservación del patrimonio, señaló.
 
La arqueóloga explicó que el Centro INAH-Quintana Roo trabaja desde hace tiempo con comisarios ejidales para evitar la destrucción de monumentos arqueológicos por obras tales como la habilitación de parcelas para el cultivo, la construcción de bardas, casas o caminos; se trata de un programa permanente destinado a que todos los habitantes de la entidad tengan clara la necesidad de proteger y preservar el patrimonio como una herencia para las generaciones futuras.
 
 Asimismo, se cuenta con un programa permanente de atención a denuncias e inspecciones, a través del cual se atienden todas las solicitudes de obra. Adriana Velázquez dijo que a través del trabajo de gestión del INAH con los ayuntamientos, principalmente los de Cozumel y Solidaridad –con el que se firmará este año un convenio marco- y más recientemente de Benito Juárez, cualquier obra que se inicie debe tener el visto bueno del Instituto.
 
Eso implica la necesidad de hacer constantemente inspecciones y visitas de seguimiento a las obras. El año pasado se hicieron más de 40.
 
En lo que se refiere a los trabajos que desarrollará el INAH en materia de investigación y conservación arqueológica, Velázquez Morlet informó que durante 2007 en la región del norte del estado, se llevó a cabo la primera temporada de campo en Tankah, un conjunto de edificios que se encuentra al norte del área amurallada de Tulum, dentro de la poligonal del mismo sitio el cual tuvo una larga ocupación, incluso mayor a la de Tulum y cuenta con edificios muy importantes del Posclásico Temprano y Tardío.
 
"La exploración continuará este año y seguramente la información que arroje va a responder muchas preguntas sobre cómo vivía la gente del Posclásico, porque adicionalmente se llevará a cabo un trabajo de mapeo de todos los elementos arqueológicos que hay dentro de la poligonal, que básicamente son plataformas y muros de limitación de residencias y solares prehispánicos".

En Tulum, agregó la arqueóloga, además del proyecto de visitas nocturnas se trabaja el área amurallada y se lleva a cabo el programa permanente de conservación de los monumentos.
 
En Cobá -un sitio que se encuentra adentro de la selva y es el más grande de la parte nororiente de la península- tiene varios conjuntos que se han explorado a lo largo de los años y se continuará trabajando en especial en el conjunto Macanxoc que está junto a una laguna del mismo nombre. Este complejo arquitectónico cuenta pequeñas estructuras en las que hay una serie de estelas y altares que fueron reutilizados, acomodados de diferentes maneras a lo largo del tiempo.
 
La arqueóloga destacó que el estudio de Cobá es fundamental para entender la relación con Chichen Itzá con quien tuvo una larga rivalidad.
 
Respecto a Xelhá, se hizo trabajo de mantenimiento en todo el sitio; Se exploraron algunas porciones de estructuras en áreas cercanas al acceso y está proyectado continuar con esta  labor durante el presente año.
 
En Cozumel se trabajó en dos sitios, uno de ellos San Gervasio, el más grande e importante de la isla donde se hizo mantenimiento a todas las estructuras y se creó una pequeña red de senderos para una visita más ordenada.
 
También se trabajó en el sitio El Cedral, ubicada al sur de la ciudad de Cozumel, donde existe un pequeño adoratorio del Clásico Tardío Terminal que se encontraba en muy malas condiciones de conservación y ahora recobró su antiguo esplendor.
 
Este año, se dará continuidad a los proyectos en zonas arqueológicas que han tenido una secuencia de investigación y de trabajos durante muchos años, es el caso de Cobá que lleva 25 años de atención y Kohunlich que tiene casi dos décadas.
 
En Kohunlich, ubicada al sur del estado, se trabaja en la conservación de sus monumentos. El año pasado se llevaron a cabo trabajos de conservación y restauración en el Edificio conocido como de los grafitis y se intervinieron los mascarones del templo principal dentro de un programa permanente de mantenimiento, informó.
 
También ubicada al sur del estado, en  Dzibanché continúan las exploraciones en diferentes estructuras. En las últimas temporadas se ha trabajado la Estructura 2, un monumento con varias etapas constructivas. Ahí también habrá continuidad de trabajos.
 
Otro proyecto que se desarrolla en el sur de Quintana Roo es el de Chakanbakán, una zona que aún no está abierta a la visita; se han trabajado diferentes frentes de la gran ciudad prehispánica que al igual que Kohunlich tiene mascarones arquitectónicos aunque éstos son más antiguos y monumentales. Asimismo se trabaja para avanzar en el proceso alistar el sitio para su apertura.
 
Cerca de Chetumal, en Oxtankáh, el año pasado se hizo un mapeo de conjuntos arquitectónicos y se llevaron a cabo tareas de limpieza de vegetación en sus estructuras. Este año continuarán los trabajos en estos conjuntos lo que brindará un panorama mas completo de la antigua ciudad.
 
Muy cerca de Bacalar, otro sitio que será explorado es Ixcabal, la cual es una ciudad enorme y tan importante como Calakmul en Campeche; el sitio  tiene grandes basamentos de más de 40 metros de altura y 200 metros de base.
 
Este comenzará a ser explorado como una iniciativa del INAH con apoyo del gobierno del estado de Quintana Roo, será un proyecto a largo plazo para responder nuevas interrogantes sobre las ocupaciones tempranas del actual territorio de Quintana Roo sobre todo del Preclásico Tardío y el Clásico Temprano, que es el momento en que se definieron los grandes centros sociopolíticos del área maya.
 
Un proyecto que también iniciará en el 2008 es la edificación de la nueva sede del Museo Regional de Quintana Roo, ya que la anterior fue afectada por el huracán Wilma. Este proyecto de largo plazo se ubicará en un terreno colindante con el sitio arqueológico de San Miguelito, en Cancún.
 
Asimismo, durante el 2007 se empezó a trabajar en  la conservación del acervo arqueológico del Centro INAH, integrado por más de tres mil piezas, así como en la catalogación de la colección que se exhibirá en el Museo Regional, que incluye el dibujo y registro detallado de los bienes.
 
Señaló que en materia de Arqueología Subacuática continuarán los proyectos de catalogación de cenotes y cavernas sumergidas que tienen elementos relacionados con ocupación prehistórica y prehispánica; el de cementerios acuáticos mayas, centrado en la investigación de cenotes como lugares de culto funerario y depósito mortuorio.
 
Finalmente está el proyecto de investigación y rescate de pecios y barcos hundidos, investigación histórica que se ha centrado a nivel de campo en el arrecife del Banco Chinchorro, donde se encuentran más de 50 pecios de diferentes periodos, desde el siglo XVI hasta el XX.