Difusión de su historia.

En la zona arqueológica de Tulum se prepara el nuevo servicio de recorridos nocturnos con iluminación especial y audioguías en varios idiomas. La finalidad del  nuevo proyecto es difundir en forma atractiva la historia del sitio arqueológico y ampliar los horarios para el gran número de visitantes diurnos.
 
De acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Tulum es uno de los sitios más visitados del país y el que recibe mayor número de personas en todo el estado de Quintana Roo. Ante esta demanda, el INAH ha estudiado propuestas para mejorar la conservación de los monumentos, hacer más atractiva la visita, dar más información histórica y ofrecer mejores servicios.
 
La arqueóloga Adriana Velázquez Morlet, titular del Centro INAH en el estado, explicó que el programa de visitas nocturnas consiste en un recorrido a pie por los senderos del sitio para apreciar los principales monumentos iluminados: todos los del área central, el Castillo y los edificios del recinto interior y la parte norte del área amurallada que comprende la Casa del Cenote, el Templo de los frescos, la Casa de Halach Linic-Gran Señor, la Casa de las Columnas y algunas otras estructuras que pertenecen a la Casa del Chultun.
 
Cabe resaltar que todos los detalles de la iluminación fueron estrictamente cuidados a fin de garantizar la protección y salvaguarda de los monumentos al tiempo de permitir su disfrute por parte de los visitantes.
 
La instalación se hizo con estricto apego a las indicaciones del Consejo Nacional de Arqueología, es decir, no se efectuaron excavaciones, los cables fueron colocados a nivel de superficie, las luminarias están sobrepuestas y en los senderos se les dio aspecto de rocas para evitar un impacto negativo en la zona arqueológica.
 
Se trata de luminarias que no perjudican la arquitectura ni el medio ambiente; además son muy resistentes al medio, no generan calor, son fáciles de quitar en caso de huracanes o fuertes lluvias y requieren bajo consumo de energía eléctrica.
 
La arqueóloga explicó que antes de iniciar el recorrido se ofrecerá una presentación audiovisual en la que los visitantes serán introducidos al conocimiento general del sitio. Asimismo, con el propósito de generar en los espectadores un mayor interés y respeto por la historia y pasado prehispánico, adicionalmente a la iluminación nocturna se ofrecerán audioguías con información suficiente sobre la historia de Tulum y las características de los monumentos.
 
La información que escuchará el usuario no solo es la explicación científica del sitio, sino una invitación adecuada al recorrido para que los monumentos sean totalmente identificados.
 
Las grabaciones incluyen testimonios de los arqueólogos que han estudiado el lugar, con lo cual se pretende ayudar a que la persona comprenda mejor lo que observa y que se entere de las tareas que realiza el INAH en los sitios. La audioguía será un servicio complementario para el recorrido y su uso será opcional con un costo de renta.
 
La arqueóloga destacó que el porcentaje de los ingresos que corresponden al INAH por concepto de renta del aparato será utilizado completamente en la conservación y mantenimiento del sitio. Mientras que los ingresos de entrada serán destinados a la investigación y conservación de los sitios prehispánicos de México.
 
Las visitas nocturnas, dijo, contribuirán a descargar el flujo de turistas que se recibe durante el día porque Tulum es un sitio muy pequeño que tiene una enorme presión de visitantes. En temporada alta, la asistencia ha llegado a las 7 u 8 mil personas y con el uso del horario nocturno se va a diversificar el ingreso durante todo el día, lo que va a ser un elemento favorable para la conservación de Tulum.
 
La propuesta también ofrece una diversificación de las posibilidades para visitar las zonas arqueológicas en horarios distintos, es decir, sin calor y con la posibilidad de apreciar el cielo estrellado, las constelaciones y la luna.
 
"Los sitios en la noche ofrecen una perspectiva distinta porque se ven de otra manera: hay sonidos diferentes, animales que salen en la oscuridad, el entorno es gratificante y elocuente. Algunos de los monumentos destacan como enormes volúmenes en la oscuridad y el cielo en las zonas arqueológicas por lo general es impresionante porque como se encuentran en lugares con poca presencia urbana se ve con mucha claridad".
 
"Hasta ahora sólo los arqueólogos, investigadores y custodios podemos vivir esa experiencia, digna de compartir con el público en general y permitirle que también establezca un diálogo diferente, más emotivo, más cercano al patrimonio cultural y natural".

Inicialmente entrarán en  grupos de 40 personas. El recorrido nocturno tomará alrededor de 45 minutos y tendrá un horario variable de acuerdo a la temporada del año en función del anochecer.
 
La titular del Centro INAH-Quintana Roo aseveró que la conservación es una de las grandes diferencias entre los espectáculos de luz y sonido y la iluminación nocturna. En los primeros el visitante llega, se sienta y presencia un espectáculo. En las visitas va caminando, como sucede durante el día, por los senderos iluminados de manera respetuosa porque la infraestructura que se ha montado en Tulum es muy sencilla, se puede quitar fácilmente, es discreta.
 
El inicio de los recorridos nocturnos se establecerá durante el primer trimestre del año y en un principio, se realizarán los días de mayor flujo de visitantes y se irán incrementando de manera paulatina.

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendón

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

El reino de Horus. La vida en el país del Nilo