Imprimir

Templo de San Bernardino de Siena

Dos obras pictóricas de los siglos XVII y XVIII, una de las cuales representa de los pocos ejemplares existentes hasta hoy de óleos hechos sobre tabla y que pertenecen al Templo de San Bernardino de Siena, en la delegación Xochimilco, son objeto de una restauración integral por parte de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), mismas que serán devueltas a la comunidad durante el 2008.
 
El par de óleos intervenidos en el Taller de Pintura de Caballete, son las tituladas La Ascensión de la Virgen María y El Arcángel San Laurel Aureo, de dimensiones de 1.49 x 0.84 y 1.05 x 1.77 metros, respectivamente, pese a contar con un estado de conservación aceptable, las tareas de restauración que se les efectúan se han orientado a frenar el deterioro que presentaban por el paso del tiempo, el ataque de insectos y suciedad.
 
Se trata de dos piezas que hasta la actualidad han sido objeto de culto, es decir que aún venerados por la población, que a diferencia de las que están en museos, éstas suelen presentar un mayor desgaste.
 
Una de las obras sobre tabla producidos en el siglo XVII, es la relativa a La Ascensión de la Virgen María, que fue pintada por el reconocido artista novohispano Juan Sánchez Salmerón.
 
"Es una pieza interesante porque la producción de pintura sobre tabla fue poca en comparación con la hecha en lienzo, además porque al estar firmada cobra una mayor relevancia", señaló Roxana Romero Castro, restauradora adscrita a la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), responsable de la atención de la obra.
 
A pesar de su antigüedad la pieza hecha en madera de pino (6.0 centímetros de espesor) presenta un buen estado de conservación, cuenta con algunos indicios de ataque de insectos. "Al haber sido pintada sobre una tabla, ésta no se ha deformado y los aspectos que se están atendiendo están enfocados al retiro de un mal repinte que le hicieron en el pasado que ha demeritado la calidad estética de la obra".
 
Con las manos juntas y mirando al cielo, este óleo presenta a la Virgen María como personaje central, quien porta un vestido blanco y túnica azul, en un ambiente lleno de nubes. Alrededor de ella se observan varios querubines y ángeles en la parte inferior, quienes la elevan hacia el firmamento.
 
La restauradora Romero Castro indicó que hasta el momento la pieza lleva un avance del 30 por ciento de su proceso de restauración y se prevé que durante el segundo semestre concluyan las etapas de limpieza y eliminación de daños.
 
Por su parte, Raúl Munguía Ortega y María de la Luz Rodríguez, restauradores de la CNCPC responsables de la intervención del lienzo El Arcángel San Laurel Aureo, indicaron que se trata de una obra creada en 1742 por el artista Manuel Calcáneo.
 
"La obra llegó al taller sobre un bastidor debilitado por lo que fue necesario darle refuerzo mediante un reentelado, para posteriormente efectuar la limpieza de la capa pictórica de la cual se eliminaron restos de suciedad y barniz oxidado", detalló Munguía Ortega al referir que a la fecha se lleva un avance del 70 por ciento de su restauración y en breve se procederá a efectuar el resane de faltantes y la reintegración de color.
 
El óleo muestra al ángel Laurel Aureo que simboliza la victoria y el oro, es decir la victoria dorada, quien porta un estandarte rojo símbolo del amor, objeto en el cual también se observan los elementos pasionarios: los clavos, la corona de espinas, la lanza, la cruz y la columna.
 
El personaje celestial porta un atuendo blanco con detalles en dorado, representado sobre un fondo de un cielo con nubes. A esta pieza se le creó además un bastidor nuevo con madera de cedro.
 
Una vez concluida la atención de ambas piezas, estás serán devueltas a la comunidad de Xochimilco conjuntamente con una serie de recomendaciones para su correcta y ulterior conservación.