"La Moreña", en La Barca, Jalisco

Pinturas murales de estilo costumbrista creadas entre 1855 y 1857,  que en conjunto suman alrededor de 500 metros cuadrados, y que fueron plasmadas con motivo de una supuesta visita del emperador Maximiliano de Habsburgo a La Barca, Jalisco;  son objeto de una labor de restauración por expertos del Instituto Nacional del Antropología e Historia (INAH).
 
Se trata de seis pinturas ubicadas en los corredores de una antigua casa de la época novohispana, conocida como "La Moreña", en las que se reprodujeron diversas litografías con paisajes de la Ciudad de México, contenidas en el libro México y sus alrededores, del artista Casimiro Castro.
 
De autor anónimo, el conjunto de obras pictóricas son atendidas desde el 2007 a la fecha por un equipo de especialistas de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM) del INAH, que se ha dado a la tarea de frenar los efectos de deterioro provocados por la humedad que prevalece en la región, toda vez que la ciudad se ubica en las cercanías del Río Lerma.
 
Sergio Montero Alarcón, experto en preservación de pintura mural y coordinador del proyecto, informó que debido a que la geografía de la región es una ciénega, existe una alta humedad relativa que propicia que la presencia de agua por capilaridad, como es el caso de “La Moreña”.
 
"Afortunadamente las pinturas no se han afectado  por este problema, porque que se ubican en los corredores del patio central y por tanto cuentan con un frente de evaporación que impide que la humedad llegue a éstas. Sin embargo, existen algunas situaciones generadas por el uso del inmueble a largo de su historia que restaron parte de la su belleza estética, pero se puede revertir", explicó.
 
La casa "La Moreña", construida a mediados del XIX por el coronel Francisco Velarde,  fue adquirida a finales de esa misma centuria por una familia de apellido Acuña, quienes la habitaron hasta la década de los años sesenta del siglo XX. “Posteriormente fue puesta en renta y fue usada como taller mecánico, restaurante y cantina, lo que provocó el deterioro del edificio y de los murales", dijo.
 
Fue hasta 1967 que el gobierno de Jalisco adquirió el inmueble y se efectúo su restauración. “En la década de los años setenta la casa y las pinturas fueron intervenidas, no obstante hubo un error en la obra que se hizo en el patio que tenía como finalidad devolverle su aspecto original”.
 
"En fotos de “La Moreña” de 1910 y 1930, se observa el patio de manera sencilla, sólo con ladrillos enterrados sin mortero para favorecer la evaporación. Durante ese trabajo las baldosas fueron consolidadas con cemento lo que generó que se sellara el suelo y el agua comenzara a subir por las paredes”, precisó Montero Alarcón, al añadir que además en años noventa aplicaron de mala forma un barniz a los murales que alteraron sus colores originales.
 
A partir de octubre del 2007, la ENCRyM emprendió la atención de los dos problemas fundamentales para preservar las obras: la restitución del piso del patio y el retiro del barniz. Además de la reintegración cromática y consolidación de aplanados de las paredes.
 
"Ambas tareas se llevan a cabo paralelamente, en el caso del piso se colocan los ladrillos pero sin mortero, y en el de los murales se efectúa un proceso de limpieza que es sumamente delicado y por tanto lento, para evitar dañar la policromía". También se realiza la intervención de tres cielos rasos.
 
Montero Alarcón aseveró que las obras que fueron mandadas a pintar por Velarde, —terrateniente de la época en esa región—, con motivo de una posible visita que el emperador Maximiliano de Habsburgo iba a hacer a "La Moreña", son reproducciones de pequeñas litografías de Casimiro Castro, que fueron transformadas en murales de 5.0 metros de altura.
 
"Se trata de pinturas de temas costumbristas, que en el siglo XIX tuvieron mucho auge en Jalisco, aunque la mayoría se han perdido", acotó. Los temas que se observan hacen alusión a paisajes de la antigua Ciudad de México, entre los que se encuentran La Fuente del Salto del Agua, El Tianguis de la calle Isabel La Católica; Camino a Tacubaya, en ésta se observa el Castillo de Chapultepec cuando era sede del Colegio Militar.
 
Asimismo, se escenifica el baile de "El Jarabe"; Trajes Populares y la portada del libro del que proceden las litografías México y sus alrededores, aunque con algunos cambios, como la presencia de un tlachiquero (encargado de extraer el agua miel para hacer el pulque) que en el grabado aparece de espalda y en el mural de frente.
 

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendón

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

El reino de Horus. La vida en el país del Nilo