Imprimir

Construcción de la Catedral Metropolitana.

Unos 50 objetos de finales del siglo XVIII que hacen referencia a la conclusión de la construcción de las torres la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, conforman el contenido de la caja del tiempo que fue hallada el pasado 22 de octubre en la esfera de remate de la torre oriente, mismos que serán restaurados por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
 
Se trata de 23 monedas conmemorativas,  cinco monedas de platas, 11 medallas religiosas, cinco grabados, cinco cruces de palma, un relicario, un dibujo y un pergamino que estaban contenidos en una caja de plomo de 15.5 x 8.2 centímetros, la cual fue depositada al interior del hemisferio de la torre oriente el 14 de mayo de 1791, de acuerdo con la inscripción que trae grabada y que hace alusión al término de los trabajos realizados por el arquitecto José Damián Ortiz de Castro.
 
En conferencia de prensa efectuada en la Catedral Metropolitana donde fue presentada la colección de objetos, Xavier Cortés Rocha, director de Sitios y Monumentos del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, informó que el hallazgo se dio durante el desmontaje de la esfera de remate de dicha torre que actualmente es objeto de un proceso de restauración integral.
 
Con una antigüedad de más de 200 años, esta caja del tiempo forma parte de una vieja tradición de la colocación de objetos de la época para conmemorar el inicio o conclusión de la construcción de edificaciones importantes, en este caso de la Catedral Metropolitana, cuya edificación comenzó en 1573 y culminó en 1813.
 
En su intervención Liliana Giorguli Chávez, directora de Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM) del INAH, explicó que luego de la  extracción de la caja, se procedió a efectuar una serie de estudios previos con fluorescencia de Rayos X, para determinar el contenido y tomar las previsiones para la aplicación de medidas urgentes de prevención al momento de abrir la pequeña urna.
 
"En términos generales todos los objetos guardan un excelente estado de conservación, particularmente las monedas que mantienen su brillo y parece que acaban de ser acuñadas porque no presentan oxidación", acotó la restauradora al detallar que en el caso del pergamino se tuvo de proceder una labor de estabilización para poder desplegarlo y evitar rupturas. Este documento da cuenta de la relación de las monedas y su procedencia.
 
Con la presencia del presbítero Rubén Ávila Enríquez; la especialista adelantó que las piezas de arte novohispano del siglo XVIII, serán sometidas a un proceso de restauración y conservación que será determinado con base en una serie de diagnósticos y que estará a cargo de un equipo interdisciplinario en el que participarán restauradores, biólogos, historiadores, etc.
 
"Asimismo, tendremos que llevar a cabo la investigación histórica del contexto en el que fue encontrada la caja para poder darle una interpretación adecuada a cada objeto", aseveró.
 
En la colección de medallas destacan algunas acuñadas por los cabildos de las ciudades de Guadalajara, Guanajuato, Real de Catorce, Zacatecas, Campeche, Villa Hermosa; monedas conmemorativas al ascenso al trono de Carlos IV y otras con la efigie de Carlos III, que dan testimonio del valor de la numismática de ese periodo histórico.
 
Destacan también una cera de Angus y un relicario que contiene pequeñas reliquias relacionadas con San Antonio de Padua y San Juan Nepomuceno. Asimismo, se encuentran oraciones e imágenes de la Virgen de Guadalupe, San Miguel Arcángel y Santa Bárbara, esta última relacionada con protección contra relámpagos y con la protección de las torres de la Catedral Metropolitana.
 
Finalmente, Cortés Rocha comentó que es posible que en la torre poniente de la Catedral se halle otra caja del tiempo, incógnita que se despejará cuando se realicen las labores de restauración de este segundo elemento arquitectónico.