Significado

Esta urbe ha recibido distintos nombres a través del tiempo. Para 1871-1872 Rito Zetina, quien hace la primera referencia concreta al sitio, la menciona bajo el nombre de Mench. En 1881, Edwin Rockstroh quien trabajaba para la Comisión de Límites entre México y Guatemala, se refiere a ella como Bol Mench. Alfred P. Maudslay la llamó Menhé Tinamit (“la ciudad de la selva joven”), nombre poco apropiado, ya que está compuesto de una palabra maya y otra náhuatl; Charnay usó el nombre de Lorillard, en honor a Piérre Lorillard quien proporcionó fondos para su expedición. Por último, Teobert Maler, tomando el nombre de un arroyo cercano en cuyo cauce se ven piedras verdosas, aplicó a las ruinas el nombre de Yaxchilán, que es el que han conservado hasta hoy. Recientemente, el doctor Yuri Knorozov ha sugerido, a partir de la lectura fonética de los glifos, que posiblemente su traducción sería la de La Gran Casa de la Culebra.

 

Importancia Cultural

Yaxchilán es un ejemplo del apogeo de las ciudades estado mayas durante el Clásico Tardío. La importancia de Yaxchilán no radica solamente en la belleza de arquitectura, sino también en sus 124 textos distribuidos en 30 estelas, 21 altares, 59 dinteles y siete inscripciones diversas, elaboradas en este periodo. Los textos narran el establecimiento de alianzas o conflictos bélicos, pero principalmente, estos monumentos contienen textos jeroglíficos y representaciones de los protagonistas de los diversos eventos, principalmente de los gobernantes, entre los que destacan Escudo Jaguar I (681 a 742 d. C.). Pájaro Jaguar IV (752  a 768 d. C.) y Escudo Jaguar II (771 a 800 d. C.). Ubicación cronológica principal: Clásico Tardío, 600 a 800 d. C.

 

Acceso: El acceso puede realizarse desde Palenque, Chiapas, siguiendo el camino recién pavimentado (en el año 2000) que conduce, rumbo al sureste, hasta el poblado de Chancalá, Chiapas, a unos 40 kilómetros de distancia. Se prosigue por la misma vía con dirección hacia la Boca del Lacantún para después de unos 105 kilómetros, alcanzar el crucero de Frontera Corozal o Frontera Echeverría, donde se desvía hacia el noreste hasta llegar, después de 15 kilómetros a una población a orillas del Río Usumacinta. En Frontera Corozal y siguiendo el curso del Río Usumacinta, después de 30 kilómetros se desembarca en el sitio de Yaxchilán.

 

Servicios disponibles en la zona: Sanitarios, custodia, áreas de descanso en el módulo de servicio. Por el momento no hay cuota de cobro.

 

Horario: Lunes a Domingo de 08:00 a 17:00 horas.


Cobro de acceso: $65 pesos.
 

Contacto: Centro INAH Chiapas 01 (961) 6 12 83 60 y 6 12 28 24

 

Recomendaciones: Llevar ropa cómoda, disposición para caminata y ascenso a la Acrópolis. Sombrero y repelente de mosquitos, binoculares y agua.

 

Sitio web o redes sociales: Facebook  Centro INAH Chiapas

https://www.facebook.com/centroinah.chiapas