Significado

Palabra de origen náhuatl  que quiere decir  “lugar donde se lava”.

 

Importancia Cultural

En el área del cerro El Elefante se han identificado restos de los primeros habitantes de la Cuenca de México (datan del año 7000 a.C.), posteriormente durante el periodo Formativo (2000 a.C. a 200 d.C.) se establecieron los pobladores agrícolas en el norte del cerro. El mayor crecimiento de la sitio arqueológico de Tlapacoya ocurrió durante el periodo Formativo tardío (400 a.C–. a 200 d.C.), iniciando la incipiente diferenciación social, donde destacan los sacerdotes y gobernantes, es en esta época que se realiza la edificación del basamento piramidal.

De las investigaciones realizadas por los arqueólogos Beatriz Barba y Román Piña Chan en 1954 y 1955 destacan el basamento piramidal, integrado por varias plataformas y construido en tres etapas. En éste se descubrieron tres tumbas, en las que se hallaron restos óseos humanos con ricas ofrendas de diversos materiales como conchas, instrumentos y ornamentos de piedra (jade, serpentina y obsidiana) así como vasijas de cerámica.

En su momento de mayor auge, sus dirigentes establecieron relaciones con grupos del occidente de México y de los actuales estados de Morelos, Guerrero, Oaxaca y Chiapas; para obtener productos e intercambiar técnicas que se reflejaron en las ofrendas encontradas. Parte de los objetos están exhibidos en la Sala del Preclásico del Museo Nacional de Antropología.

A través de los estudios multidisciplinarios efectuados en Tlapacoya, sabemos que había bosques de pinos y encinos. Cultivaron frijol, maíz, chile, calabaza, tomate verde, chía, amaranto y chayote. Recolectaron plantas y frutos, y cazaron una gran variedad de animales del bosque y del lago.

Algunas disciplinas, como la Antropología Física nos muestran las prácticas de enterramiento, la deformación del cráneo, el limado de los dientes; su alimentación y las enfermedades que los aquejaron, como: inflamaciones e infecciones en los huesos.

Otros estudios nos proporcionan información sobre las técnicas de elaboración de sus utensilios y ornamentos; así como, de las técnicas de construcción que emplearon para la edificación del centro ceremonial. 

A partir del año 100 a. C. es posible que gran parte de la población migrara a Teotihuacán, reduciendo su influencia en el sur de la Cuenca de México. Sin embargo, Tlapacoya no se abandonó del todo; ya que se han localizado enterramientos con ofrendas de cerámica contemporánea con Teotihuacán y tipos posteriores como los denominados Azteca, presentes alrededor del año 1300 d. C.

 

Acceso

Desde la Ciudad de México, se toma la carretera federal México-Puebla(190), en el km 28  se toma a la derecha por la calle 5 de Mayo hasta cruzar la calle Olmecas, se continúa por la calle del Silencio, donde se ubica la entrada a la zona arqueológica. En transporte  público  se llega a la estación  del metro Santa Martha, tomar microbús (Ruta 36) con dirección “Chalco/Ayotla” y “Ayotla/Buenaventura”, que recorre la carretera federal, bajarse en km 28 o calle 5 de Mayo, desde donde se llega al sitio.

 

Domicilio

Cerrada del Silencio s/n, colonia Santa Cruz Tlapacoya, 56577, Ixtapaluca, Ixtapaluca, México



Servicio disponible en la Zona

Custodia, vigilancia y sanitarios

 

Horario

Martes  a domingo de 10:00 a 17:00 horas.

Se cobra el acceso



Contacto

Arqueólogo responsable de la Zona

Arqlga. María Olivia Torres Cabello.
 

Correos electrónicos

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Teléfonos

01(722) 215-7080 / 01 (722) 215 – 8569 / 01 (722) 213 9581. Ext. 198031.