INAH lamenta el fallecimiento del ingeniero Óscar de Buen López Heredia

 

*** Entre sus obras más emblemáticas destaca el Paraguas del patio del Museo Nacional de Antropología, la Basílica de Guadalupe y la remodelación del Auditorio Nacional

 

*** El ingeniero de origen español murió este 10 de junio a los 92 años


 

 

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) lamenta la pérdida de una de las más destacadas figuras de la construcción en México, el ingeniero de origen español, Óscar de Buen López de Heredia (1926-2018), quien falleció este 10 de junio a los 92 años, en la Ciudad de México. Entre sus principales obras destaca el icónico paraguas del patio del Museo Nacional de Antropología, la Basílica de Guadalupe y la remodelación del Auditorio Nacional.

 

Llegó a México en 1940, huyendo de la Guerra Civil española, al lado de su madre y sus hermanos, se instalaron en la ciudad de Morelia y posteriormente se trasladaron a la capital del país donde realizó estudios en la Escuela Nacional Preparatoria y en la Escuela Nacional de Ingenieros; entre los profesores que más influenciaron sus obras destacan los ingenieros Javier Barros Sierra y Guillermo Salazar Polanco.

 

En 1947 inició su labor profesional como dibujante en la oficina del Plano Regulador del Departamento del Distrito Federal, tiempo después fue proyectista y jefe de proyectos de Macomber de México, compañía fabricante de estructuras de acero.

 

Una década más tarde fundó —junto con Félix Candela y Melchor Rodríguez Caballero— lo que hoy es una de las compañías de cálculo y diseño estructural más importantes de México: Colinas-De Buen, empresa en la que desarrolló proyectos de reconocimiento nacional e internacional, como el Paraguas que embellece el patio del Museo Nacional de Antropología, el Museo Soumaya, el Estadio Azteca, la Basílica de Guadalupe, la Torre de Pemex, la remodelación del Auditorio Nacional, los puentes del Distribuidor "Tacuba", la Torre de Mexicana de Aviación, el Palacio Legislativo de San Lázaro, el tren ligero Pantitlán-Los Reyes, entre otras obras.

 

El ingeniero De Buen contribuyó a la construcción del paisaje moderno de la capital del país, encontrando soluciones estructurales para inmuebles emblemáticos. Durante siete décadas colaboró con algunos de los arquitectos más importantes del país, como Pedro Ramírez Vázquez, Salvador Torres, David Muñoz, Sergio Santacruz, Carlos Mijares, Pedro Moctezuma, Ricardo Legorreta, José Luis Benlliure, Javier García Lascuráin, Juan Urquiaga, Fernando Romero, Enrique Norten, Félix Sánchez y Alejandro Prieto.

 

Durante 43 años dictó catedra en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México y fue fundador de su División de Estudios Superiores. Óscar de Buen fue autor del libro Estructuras de acero, comportamiento y diseño, con el que recibió el Premio Nacional "Javier Barros Sierra" al Mejor Libro de Ingeniería Civil; asimismo, escribió manuales para análisis estructural y de estructuras de acero de la Comisión Federal de Electricidad.

 

Otra de las distinciones que obtuvo fueron el Premio Nacional a la Docencia "Mariano Hernández Barrenechea", otorgado por el Colegio de Ingenieros Civiles, en 1980; el Premio Nacional "Ingeniero José López Portillo y Weber", otorgado por la Academia Mexicana de Ingeniería, en 1980;  en 1983 fue distinguido como profesor emérito de la Facultad de Ingeniería de la UNAM; en 1986 obtuvo el Premio Universidad Nacional en el área de Docencia en Ciencias Exactas, y en 1989 fue condecorado por la UNAM como profesor emérito del exilio republicano español.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (2018_190.pdf)Descargar[Boletín 190]

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

El Mundo es un juego. Playmo Culturas