Aproximaciones contemporáneas

Antigüedad y modernidad dialogan en la exposición Letras capitulares. Aproximaciones contemporáneas. Foto Museo Regional de Querétaro INAH.

 

*** Grabados y estampas extraídos de las letras capitulares de cuatro libros del siglo XVI, son contrastados con 13 reinterpretaciones modernas de éstas

 

*** La muestra busca dar a conocer algunos de los más antiguos textos resguardados por la Biblioteca Conventual del Museo Regional de Querétaro


 

 

Un acercamiento a la historia, importancia y evolución de las letras capitulares desde la era del manuscrito hasta la de los impresos contemporáneos, así como un vistazo al más rico acervo bibliográfico virreinal del Bajío mexicano, es el que ofrece el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) con la exposición Letras capitulares. Aproximaciones contemporáneas, instalada en el Museo Regional de Querétaro (MRQ).

 

La muestra, a decir de su curadora Marja Godoy González, se inserta en una serie de actividades culturales que el recinto queretano ha impulsado en los últimos años para interactuar activamente con su público y difundir algunos de los más antiguos documentos resguardados en su Biblioteca Conventual; repositorio que alberga más de 14 mil volúmenes de los siglos XVI al XIX, que por sus condiciones y el cuidado que implica, tienen regularmente un acceso reducido.

 

En esta ocasión el diálogo es también entre creadores, toda vez que el discurso museográfico no sólo muestra cuatro libros del siglo XVI que destacan por la estética de sus letras capitulares, sino que confronta a estos objetos y a grabados y estampas hechos a partir de ellos, con reinterpretaciones que 13 artistas contemporáneos han elaborado para reflexionar sobre el devenir de la comunicación gráfica.

 

Las letras capitulares, dijo, son un recurso utilizado desde tiempos remotos para decorar la primera letra de un texto con alegorías minerales, vegetales, animales, figuras humanas o geometrías. “Desde la época en que los libros se hacían a mano, han tenido una función de respeto y una mayor importancia al ser las que dan inicio a los textos, principalmente religiosos”.

 

En este sentido, detalló que los cuatro libros seleccionados para la exposición temporal —Bibliorum Sacrorum, de Lynari Nicolai; Lucubrationes Cum Erasmo de Rotterdam, de san Hilario de Poitiers; Operum, de san Agustín, y Opera, de San Basilio— pertenecen al MRQ y son “ejemplares básicos para cualquier biblioteca conventual”.

 

Colocados al centro de la Sala de Exposiciones Temporales II del museo, los cuatro libros se acompañan de cinco estampas que amplían y permiten una mejor apreciación de las letras capitulares que contienen, así como de igual cantidad de grabados en madera, réplicas de los tacos de impresión con los que se elaboraban estos elementos tipográficos.

 

Frente a las estampas y los grabados con motivos del siglo XVI se han colocado las 13 reinterpretaciones contemporáneas, autoría de Román Miranda, Rafael Silva, Osiel Guerrero, Pablo Moya, Heczar Gómez, Jorge Oseguera, Julián Guerrero, Calexico Ramírez, Jorge Rodríguez, Rubén Maya, Ismael Guajardo, Joel Rendón y Carlos Herrera.

 

“La idea es mostrar que al igual que la retórica editorial, el lenguaje artístico responde a su tiempo y a los objetivos de sus publicaciones”, recordó Marja Godoy, para quien una diferencia más entre los xilógrafos de antaño y los grabadores actuales, es que los primeros podían dedicar su vida al perfeccionamiento de una única actividad, en tanto que los últimos son “profesionales multifacéticos que por igual fabrican prensas, gestionan, editan o imprimen”.

 

La exposición se complementa con otros cuatro libros que, a partir de sus marcas de fuego, encuadernaciones, sellos y otros elementos, recorren la historia del MRQ desde que era el Convento Grande de San Francisco, cuando perteneció al Colegio Civil de Querétaro (actual Universidad Autónoma de Querétaro) y hasta su actual vocación museal. También se muestra una escultura en madera de san Buenaventura, patrono de los bibliotecarios.

 

Asimismo, se cuenta con una zona lúdica en la que los visitantes pueden experimentar la técnica de la estampa por medio de cinco sellos de goma elaborados ex profeso para la muestra.

 

Cabe destacar que este montaje se desarrolla en el marco de la investigación que dio origen al libro Compendio gráfico de letras capitulares del s. XVI del Convento Grande de San Francisco, coedición del MRQ y Eólica Grupo Editorial que se presentará el próximo 4 de febrero como cierre a la exposición temporal.

 

El Museo Regional de Querétaro se ubica calle Corregidora Sur No. 3, en el centro histórico de la capital queretana. El horario es de martes a domingo de 9:00 a 18:00 horas, con un costo de acceso de 55 pesos, excepto estudiantes y jubilados con credencial vigente. Los domingos la entrada es libre para el público nacional.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (2018_007.pdf)Descargar[Boletín 007]

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Teoberto Maler en tierras mayas. Lente y brújula