revista

Alumnos de la generación 2017-2021. Foto Mauricio Marat. INAH

 

 

 

*** La ENAH es la única institución educativa del país que integra la investigación científica y la reflexión intelectual sobre la especie humana: Diego Prieto, director general del INAH

*** Para la generación 2017-2021, se admitieron 550 estudiantes, divididos en las licenciaturas de Antropología Social, Arqueología, Etnología, Antropología Física, Historia, Lingüística y Etnohistoria

 

 

“Con 79 años de vida, la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) es la única institución educativa a nivel nacional que mantiene ese corpus integrador de la antropología, que abarca la investigación científica y la reflexión intelectual sobre la especie humana”, señaló el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Diego Prieto Hernández, durante el mensaje de bienvenida que dio a los alumnos de nuevo ingreso a esta institución académica.

 

El antropólogo centró su mensaje en revisar cuatro aspectos: la antropología general, la antropología en México, la ENAH como una institución próxima a cumplir 80 años de actividad académica y el INAH como la dependencia del gobierno federal encargada de investigar, conservar, proteger y difundir el patrimonio cultural de nuestro país.

 

Precisó que la ciencia que estudia al hombre, además de estar basada en la reflexión filosófica y la descripción constante, también es un estado de ánimo que tiene que ver con cuestionar la vida. 

 

Recalcó el enorme compromiso que los profesionales de la antropología y la historia tienen con el país, y felicitó a los estudiantes por la decisión tomada, ya que la ENAH es la única institución a nivel universitario del país donde se enseñan todas las disciplinas antropológicas como carreras independientes.

 

En tanto, Aída Castilleja González, secretaria técnica del INAH, dijo que cada generación le ha dado un sello particular a la escuela. Aseveró que las especialidades que se imparten en la ENAH permiten hacer frente a los escasos estudios encaminados a la comprensión y planteamiento de soluciones para los problemas del México actual.

 

“Sin duda, llegan a una escuela que ya tiene un prestigio y camino andado, pero que también queda mucho por recorrer y eso les toca a ustedes”, expuso la antropóloga a los alumnos de nuevo ingreso.

 

Asimismo, la directora de la ENAH, Julieta Valle Esquivel, invitó a los jóvenes a tomar en serio esta elección de vida, ya que la escuela, a través de su programa pedagógico, busca que el alumno desarrolle un sentido crítico y asuma sus responsabilidades como futuros trabajadores de campo.

 

En total, para la generación 2017-2021 de la ENAH se admitieron 550 estudiantes, divididos en las licenciaturas de Antropología Social, Arqueología, Etnología, Antropología Física, Historia, Lingüística y Etnohistoria.

 

En el presidium también estuvieron el secretario académico Alejandro González Villarruel, la jefa de la División de Licenciaturas, Natalia Bernal, y los jefes de cada una de las carreras.

 

Después de la charla introductoria, se invitó a los nuevos alumnos a recorrer la exposición fotográfica Naturaleza y cocina en el Valle del Mezquital, Hidalgo, integrada por 96 fotografías digitales a color, tomadas por la investigadora de la Coordinación Nacional de Antropología del INAH, Lilia Hernández Albarrán.

 

Las imágenes dan cuenta de la biodiversidad y cultura alimentaria hñähñu, y fueron recopiladas a lo largo de 20 años de trabajo etnográfico, como parte del Proyecto Estrategias de Supervivencia Doméstica y sus Consecuencias en la Alimentación y la Salud, adscrito a la Dirección de Antropología Física del INAH, coordinado por  la antropóloga Edith Yesenia Peña Sánchez.

 

En las imágenes se observan 46 platillos, 13 bebidas, 12 dulces, panes y galletas, producto de recetas únicas elaboradas con cactáceas, plantas verdes, hortalizas, leguminosas, flores, semillas, insectos, aves, pequeños mamíferos, marsupiales y reptiles, además de un sinfín de nuevas creaciones relacionadas con platos dulces.

 

Edith Yesenia Peña comentó que la cocina tradicional hñähñu representa un cúmulo de conocimientos, aprovechamiento y transformación que ha hecho esta cultura del medio y de su biodiversidad.

 

Además de las imágenes, también se exhiben un rebozo de ixtle con bordado tradicional, un sombrero de palma, así como instrumentos utilizados dentro de la cocina hñähñu, como un metate de piedra con malacate, un comal de barro, una olla, una cuchara de madera, un cesto de palma para tortillas con servilleta bordada, entre otros.

 

La exposición fotográfica Naturaleza y cocina en el Valle del Mezquital, Hidalgo permanecerá en el área de la Media Luna de la ENAH hasta el próximo 20 de agosto.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (boletin_270.pdf)Boletín[Descargar]125 kB

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Gala barroca: cien años del Museo de Guadalupe