Atardecer Xochimilco. Foto: Manuel Curiel, INAH.

 

 

 

*** Inicio el Seminario de Tecnohistoria que se desarrollará de febrero a noviembre en la Dirección de Estudios Históricos del INAH
 

*** Especialistas de diversas instituciones harán una revisión de los elementos culturales y naturales de estos espacios y que conforman la memoria colectiva de los pueblos

 

Los paisajes patrimoniales son un campo de estudio poco explorado, por lo que un grupo de especialistas de diversas instituciones académicas hará una revisión del conjunto de elementos culturales y naturales que caracteriza a estos espacios y que conforman la memoria colectiva de los pueblos, dentro del Seminario de Tecnohistoria que organiza el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Coordinado por los investigadores José Manuel Chávez, de la Dirección de Estudios Históricos (DEH), y Juan Antonio Siller Camacho, del Centro INAH Morelos, el ciclo de conferencias Paisajes Patrimoniales de la Cuenca de México —tema central del seminario— se desarrolla a partir de este 16 de febrero y hasta el 9 de noviembre próximo en la DEH.

El objetivo es abordar la interacción entre el hombre y su ambiente, los cambios producidos a lo largo de la historia y la necesidad de preservar el equilibrio entre ambos.

José Manuel Chávez expresó que los paisajes patrimoniales son un concepto poco estudiado en México, que requiere la participación multidisciplinaria de especialistas, toda vez que reúnen diversos elementos culturales y naturales que le otorgan identidad a un territorio.

El ciclo de conferencias abordará el espacio que abarca la Cuenca de México, que se localiza en la parte meridional del Altiplano Central. Es una unidad geográfica de más de siete mil 800 kilómetros cuadrados de superficie, limitada por cadenas de altas montañas: al sur por la sierra de Chichinautzin, al oriente por las elevaciones de la sierra Nevada, al norte por las bajas serranías de Pachuca y Tezontlalpan, y al poniente por la sierra de las Cruces.

Este espacio fue habitado primeramente por grupos de cazadores- recolectores, y ha sido sede de los más importantes asentamientos humanos, como Cuicuilco, Chalco, Culhuacán, Tenayuca, Azcapotzalco, Texcoco y Tenochtitlan, los cuales aprovecharon los recursos que brindaba el lago de Texcoco para establecerse. Con el paso de los años, el paisaje en la cuenca ha sido modificado por el hombre con fines materiales o religiosos.

José Manuel Chávez señaló que cada sitio de la cuenca tiene sus propias particularidades y es necesario estudiarlo de manera individual, para después revisarlo en su contexto general; las festividades de los pueblos y el imaginario de la gente en relación con el lugar que habita también constituyen formas de entender el paisaje.

“Este concepto se ha trabajado más en países como España, en el cual a partir del reconocimiento de los lugares patrimonio se han generado rutas culturales, como la del vino, las norias, los molinos, los conventos y la del Camino de Santiago el Mayor”.

El especialista dijo que las conferencias buscan que el público comprenda el término de paisaje patrimonial y enfatizar en el cuidado y protección de estos  sitios de la cuenca.

“Resulta atractivo saber qué es lo que había y qué hay actualmente en este lugar, la manera en la que se ha ido modificado el espacio y cómo la gente trata de preservar su patrimonio, darle vigencia y conservar su identidad”. 

A través de las ponencias se busca mostrar la diversidad patrimonial que existe en la Cuenca de México, con temas como: Cerro de la Estrella y la celebración del fuego nuevo en Iztapalapa; Cerro del Bosque de Chapultepec, paisajes e infraestructura hidráulica; Peñón de los baños, faro de orientación de la región lacustre; El paisaje  y jardines del sitio de Tezcutzingo en Texcoco, Estado de México; Chinampas de Xochimilco y la conservación de su sistema de cultivo, entre otros.

Los cerros y el paisaje festivo de la Cuenca de México en el siglo XVI es la conferencia con la que inició el ciclo, a cargo de la doctora Andrea Rodríguez Figueroa, del Centro de Investigaciones en Arquitectura, Urbanismo y Paisaje de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. En su disertación, la especialista explicó el significado que tenían los cerros para los nahuas, tomando como referencia lo descrito por el misionero franciscano e historiador fray Bernardino de Sahagún.

En total se dictarán diez ponencias, una cada mes, excepto en septiembre, cuya sesión se recorrerá para julio. El programa del ciclo de conferencias finalizará el 9 de noviembre, con la titulada El paisaje cultural y artístico en las pinturas de José María Velasco, en la que Juan Antonio Siller Camacho, hablará sobre el connotado paisajistas del siglo XIX, que ocupa un lugar relevante en la plástica nacional y cuya obra ayuda a entender los cambios en el paisaje de la Cuenca de México.

Las sesiones tienen lugar en el Auditorio Wigberto Jiménez Moreno de la DEH, ubicada en calle Ignacio Allende N° 172, colonia Centro de Tlalpan, a las 17:00 horas. El programa completo se puede consultar en la página: estudioshistoricos.inah.gob.mx.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20170216_boletin_44.pdf)Boletín 44[Descarga]665 kB