Portada del libro. La imagen cruenta. Centenario de la Decena Trágica. Foto INAH.

 

 

*** La imagen cruenta, coordinado por Rebeca Monroy y Samuel Villela, se presenta este 15 de febrero en la Dirección de Estudios Históricos

 

*** La obra reúne, desde el análisis de la imagen, 14 ensayos sobre distintos aspectos de la también llamada Decena Roja

 


Quizá nunca se encuentren imágenes del asesinato del expresidente Francisco I. Madero y su segundo de abordo, José María Pino Suárez, el hecho aciago que marcó los días de plomo y zozobra de la Decena Trágica; sin embargo, en los últimos años han salido a la luz fotografías desconocidas de este momento y con ellas, episodios también poco explorados, mismos que ahora se reúnen en un libro que lleva el atinado título de La imagen cruenta.


La novedad editorial del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) será presentada este 15 de febrero a las 17:00 horas en la Dirección de Estudios Históricos (DEH), ubicada en Tlalpan, por sus coordinadores, la historiadora Rebeca Monroy y el antropólogo Samuel Villela, así como por Josefina MacGregor, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM; John Mraz, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla; y Ariel Arnal, de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.


La publicación reúne diversos ensayos que 13 colegas y ellos mismos hicieron sobre pasajes y personajes de la Decena Trágica, a partir del análisis de la imagen como fuente documental.


En 2013, en el centenario de la Decena Trágica, se organizó el coloquio que hoy da título a la nueva publicación del INAH, y cuyo objetivo “es mostrar a un público más amplio esas nuevas formas de historiar, de conjugar la intertextualidad entre la imagen y las letras, las fuentes hemerográficas y gráficas, la literatura y sus contenidos históricos”.


Es así como tras hurgar en los archivos del Sistema Nacional de Fototecas, otros más provenientes de acervos particulares, en la Biblioteca Manuel Orozco y Berra del INAH, de la Defensa Nacional, de la SHCP, la Hemeroteca Nacional de la UNAM y la Biblioteca Lerdo de Tejada, casi se ha triplicado la veintena de imágenes que hasta hace poco eran el único referente de los acontecimientos que derivaron del movimiento golpista encabezado por Victoriano Huerta.


Por ejemplo, cita el antropólogo Samuel Villela, gracias a estas recientes investigaciones, en una universidad estadounidense se encontró un álbum con alrededor de 40 imágenes de la Decena Trágica tomadas por Manuel Ramos. 


Entre las tomas más difundidas de la también llamada Decena Roja están las de Madero ingresando el 9 de febrero a la Plaza de la Constitución, algunas de las batallas en las inmediaciones de la Ciudadela y de los contingentes felicistas; casi nada, si se considera que fue uno de los pocos momentos de la Revolución Mexicana en el que un buen número de fotógrafos pudieron estar cerca del campo de batalla.


“Aunque los fotorreporteros no registraban directamente los combates, estaban muy cerca del desplazamiento de tropas, del posicionamiento de las diferentes acciones. El campo de batalla estaba en el centro de la Ciudad de México, eso favoreció mucho las cosas. Es el episodio más reciente de una guerra civil librada en la capital del país; antes de eso, la Revolución estaba en el norte y en Morelos, y aquí vino a tocar a la puerta de las casas de los capitalinos”, refiere Villela.


Entre los fotógrafos que hallaron en las revistas ilustradas y en los diarios un espacio para narrar visualmente esos infaustos días, se encuentran Eduardo Melhado y Samuel Tinoco, quienes laboraban para Novedades y La Semana Ilustrada, respectivamente; Abraham Lupercio para El Imparcial, Ezequiel Carrasco para Revista de Revistas, Manuel Ramos para El Mundo, Antonio Garduño para El Diario, y Gerónimo Hernández para Nueva Era, que al ser un periódico maderista fue de los primeros en recibir los bombardeos.


Otros autores importantes fueron Heliodoro J. Gutiérrez, Aurelio Escobar y Sabino Osuna. Todos ellos son recuperados en el libro La imagen cruenta, el cual abre con un breve texto a modo de “antesala visual”, escrito por Miguel Ángel Berumen, en el que señala que fotógrafos como Charles B. Waite, Hugo Brehme, Manuel Ramos y otros aún no identificados, tomaron imágenes dentro de las casas bombardeadas, desde “la mirada subjetiva de un hipotético habitante que desde su intimidad nos deja ver la forma en que ha sido ultrajado”.


Al paso de las páginas, el lector se topará con imágenes de una violencia “pasiva” que habla del desconcierto y la vorágine de los acontecimientos; por ejemplo, en una toma el fotógrafo Agustín Víctor Casasola y los periodistas Publio Trippiedi y Ernesto Hidalgo aparecen mostrando las ropas ensangrentadas de Madero y Pino Suárez; también se halla una tarjeta postal de cadáveres carbonizados en la primera incineración en los llanos de Balbuena; y de los civiles huyendo de los combates.


Los ensayos que integran la obra abren diversas lecturas de los hechos y contrapuntean la vida de los personajes, así lo hace Carlos Martínez al abordar las vidas paralelas de Bernardo Reyes y Francisco I. Madero; Pedro Salmerón intenta indagar quiénes fueron los maderistas leales en la Decena Trágica; y hablando de lealtades, Martha Eva Rocha detalla a través de las acciones de María Arias Bernal y Eulalia Guzmán, la lucha de las mujeres en el maderismo.


Rosa Casanova reflexiona sobre la percepción del desastre, Daniel Escorza habla del trabajo del trígono formado por Casasola, Garduño y Hernández; Samuel Villela abunda en las fotos y los fotógrafos del “cuartelazo”; Esther Acevedo rescata del olvido, a través de una pintura sobre la Decena Trágica, al artista Fernando Best Pontones; y Rebeca Monroy hace un análisis de las imágenes del dictador Huerta y cómo la vida cotidiana, citadina, experimentó una consecuente militarización.


Como señala Rebeca Monroy, “los participantes y ganadores de la Decena Trágica comprendieron el poder de la imagen y la imagen del poder; los denostadores de la democracia supieron de la importancia de ésta y dejaron actuar a los fotógrafos. Los felicistas, los mondragonistas, los huertistas, todos sabían la importancia del documento visual. Por el contrario, el mismo Madero pareció no comprender cómo la fotografía defenestró, minimizó y coadyuvó al deterioro de su representación, creada y profundizada justamente desde los medios impresos”.


La imagen cruenta. Centenario de la Decena Trágica llena un vacío en la historia de la Revolución, al rescatar un periodo crítico del proceso democratizador en el país y constituir un discurso que hermana a la fotografía con otro tipo de documentos.


La Dirección de Estudios Históricos se ubica en la calle Allende N°172 esquina con Juárez, en la colonia Tlalpan Centro, en la Ciudad de México. Entrada Libre.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20180214_boletin_45.pdf)Boletín 45[Descarga]

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

El Jaguar iguana de los Mayas